"Aquel que no puede aullar, no podrá encontrar su manada." (Charles Simic)

domingo, 28 de noviembre de 2010

La Vida: una calle de sentido único


Y además de eso, de ser una "calle de sentido único", empiezo a escribir y recuerdo a A. Lincoln y una de sus frases mágicas:

"Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años".

Ando yo en estas últimas semanas, un tanto "revuelta" porque mi hijo, que ha pasado aquí un par de meses, inmovilizado por su operación en los pies, ha mantenido conmigo alguna que otra larga tertulia acerca de la vida, sus cuitas, y esos rumores acerca de la extinción sistemática y elegida, de unos cuantos cientos de millones de congéneres, que nos caerá encima en los albores del 2012, no sé ya si por una erupción solar, o porque simplemente los poderes fácticos así lo hayan planeado, porque como dicen los anti-sistema: todo esto es una gran...mentira.

Lo cierto es que en este momento de mi existencia a mí me "viene fatal" morirme, que me aniquilen, etc, bien sea una mano oscura o un erupción solar naranja brillante...
Y es que a mí, francamente, LA VIDA, ESTAR VIVA, pues...¡me encanta!.

Y tras lo simplista de mi frase anterior, me quedo con la aplastante sentencia del filósofo español, uno de mis favoritos:
"LA vida no está hecha para comprenderla sino para vivirla"

Y ahora es cuando el tema se complica, porque si me pregunto que significa vivir la vida, tengo una colección de respuestas que me doy a mí misma; yo, que últimamente cada vez me pregunto menos cosas...

Y vivo cuando comparto
Y vivo cuando río
Y vivo cuando lloro
Y vivo cuando admiro a otros
Y vivo cuando aprendo de otros
Y vivo cuando amo
Yvivo cuando me doy
Y vivo cuando me quedo hipnotizada viendo el mar
Y vivo cuando trabajo a gusto
Y vivo cuando siento ternura
Y vivo cuando acaricio a un perro
Y vivo cuando hablo con una planta(sí; me temo que eso hago)
Y vivo cuando veo brillar los ojos de mis amigos
Y........

En fin...que sí; que la vida es una calle de sentido único, que la esencia de la vida es ir hacia delante y que lo de la erupción solar, el fin del mundo, la guerra selectiva, etc. etc, son cosas que de momento no voy a plantearme, mal que le pese a mi vástago, porque en cualquier caso me desviarían de mi objetivo central: VIVIR.

Y si hay dos cosas que podemos perder, el tiempo y la vida, lo primero es...imperdonable y lo segundo...inevitable jajaja, luego mejor dedico mis energías a vivir y no pierdo el tiempo calculando cuándo me van a...eliminar...






domingo, 14 de noviembre de 2010

El cisne y las reflexiones de C.B....



Navegar en un Swan(Cisne) es como circular en un Rolls...

Eligieron bien el nombre los diseñadores de un barco majestuoso y veloz que corta con su vigorosa proa el Gran Azul...

Navegar con veinte nudos de viento en una ceñida a doce nudos, viendo la regala sumergida en un "bicharraco" de 62 pies es algo indescriptible y todo un privilegio, pero si a eso le unimos excelentes compañías, un día soleado de Noviembre y como colofón, ir a la rueda , pues...uffff...

Y por si todo ello no fuera ya bastante, la sonrisa del patrón que disfruta compartiendo barco, amigos y risas y mi amigo C.B. a quién yo apodo cariñosamente "la deidad", porque como afirma sin ningún tipo de pudor y entre carcajadas, hay seres mortales y deidades y él se encuentra entre estos últimos. Así de claro lo tiene, aunque hay que aclarar que sólo se trata de una sofisticada...metáfora y me refiero a su condición de deidad...

A la rueda del imponente "cisne", me embargaba esta mañana una sensación salvaje de fuerza, de libertad en mayúsculas, mezclada con un enorme respeto por lo que me "traía entre manos" como siempre sucede cuando navegas con un barco que no es el tuyo, abarcándola con los brazos abiertos y extendidos y sintiendo el poder de las más de treinta toneladas de desplazamiento...

Treinta toneladas que se desplazan veloces acariciadas por el viento, rasgando la superficie líquida del Gran Azul...

Explicar lo que se siente es uno de los grandes retos a los que una se enfrenta cuando habla con amigos que no comparten esta pasión, pero se convierte en un acto de complicidad total cuando compartes, en un guiño del alma, tus sensaciones con otros enamorados de la navegación a vela

.

Entre ellos, se encuentra mi buen amigo C.B. El y sus reflexiones, siempre inteligentes y alguna que otra vez delirantes, hacen que me plantee lo mucho que me ha aportado esta pasión por navegar.

Ayer hablábamos de la edad, de hasta cuándo podremos "tirar de escota" y de cómo algunos barcos, en las manos de armadores previsores respecto a lo deprisa que pasan los años a estas edades nuestras, van haciendo acopio de sistemas sofisticados para que un winche eléctrico, tire de escota, para mantener las cervicales "en orden", tras muchos fondeos manuales y la maravillosa llegada a nuestras vidas naúticas de los molinetes eléctricos, los stays hidraúlicos, los AIS, y todos los aparatejos que en definitiva, nos hacen la vida naútica más fácil, y nos permiten evitar algún que otro ataque de ...ciática jajaja.

El viejo pescador, mi padre, sale a navegar con su barco un día si y el otro también a sus casi 83 años y a mí eso...me tranquiliza , porque si lo de la buena genética funciona, me quedan todavía casi tres décadas de navegación.,.

Pero mi amigo C.B. lo simplifica y lanza una de sus delirantes reflexiones:-Verás; es simple. Cuando te veas ya muy fastidiado, pero vamos....mucho, mucho; coges el barco, arrancas en el Estrecho la singladura, colocas las velas como Neptuno manda y..!hala! que te de lo que te de, que llegas al otro lado, de tirón, un Cruce Atlántico póstumo, aunque eso sí, llegarás como la mojama a los Caribes dorados...

Así...y se queda tan tranquilo, guiñando sus ojos, ambos a la vez, esos ojos que destilan risas y brillan al sol , como la carta de presentación de lo que es un cerebro brillante...

Y esta que escribe, que últimamente anda muy revolucionada, reincorporada a un mundo laboral que es todo un desafío para cualquier optimista, recuerda una frase de su nuevo "jefe", en un artículo acerca de situación para los que trabajamos en el sector de la gestión patrimonial:

"La Teoría de la Evolución dictará sus leyes y al final quedarán una serie de jugadores fortalecidos capaces de plantar cara a “los grandes” en un mercado cada vez más competitivo.

¿Quién se atreve a jugar la partida?"

Y parece que lo que afirma mi jefe, no tiene nada que ver ni con la navegación, ni con el alcance de la longevidad en buen estado físico, ni mucho menos con los "cisnes de 30 toneladas que se desplazan en el viento del Mediterráneo, en el Gran Azul, una mañana soleada de Noviembre, pero es que eso es lo que quiero ser yo: Una jugadora fortalecida en la vida, en la Mar, ante las crisis... y sí: por supuesto que me atrevo a jugar la partida.


Al final, uno trabaja como vive y mi vuelta al trabajo está siendo todo un desafío, como lo ha sido cada vez que he tenido que aceptar nuevos retos, a la rueda de la vida, o al timón de un "cisne" de 62 pies...


Si este blog lo leyese mi cardiólogo, estoy segura de que me diría no sólo que progreso adecuadamente sino que en algunas cosillas he pasado de un insuficiente a una matrícula de honor, pero eso son otros...jardines...



martes, 21 de septiembre de 2010

¿Quién dijo B,W,?

Pues...¡eso!

Que el puertito donde se mece el Tortuga, anda estas últimas semanas revolucionado porque se está rodando una película de acción en un entorno naútico. El elenco de actores archiconocidos está trayendo a las puertas del Club a muchos y muchas fans del susodicho, sedientos de poder verle, aunque sea unos segundos, mientras entra y sale del club absolutamente escoltado y en esos coches de cristales tintados a través de los cuales sólo puede adivinarse la gorra de visera que suele lucir el super star en cuestión...
El otro día,andaba cambiando el cabo del enrollador del génova y tuve que entrar y salir varias veces a la ferretería que está cerca de los pantalanes y me di de..."Bruces" con uno de los de la productora que muy sonriente me preguntó si era "usuaria" del Club.-Por supuesto, le dije y añadí con una sonrisita:-No todos los que estamos aquí esta mañana nos derretimos por ver a B, ¿sabes?.
Con un aire de complicidad y mirándome de arriba abajo me contestó: -bueno.., no te pierdes nada si no le ves.
-No sabes lo claro que lo tengo, -respondí.
Pues eso...¿Quién dijo B.W.?
Y es que no puede estar más claro...vamos...digo yo...

Con todos mis respetos para el "super star de la gorra de visera", hay seres, gorra en mano, a la luz del sol mediterráneo, a quienes se les puede fotografiar, sonreir, y en fin...con una pinta estupendísima que para él quisiera la "deidad cinematográfica"...

Y es que además, el de la gorra en mano, es el hombre que siempre fue, el niño que nunca dejó de ser, y por encima de todo, el hombre que llena de vida y de luz mi presente y con el que quiero seguir "navegando" por los mares de esta vida...

¿Quién dijo B.W.?

viernes, 17 de septiembre de 2010

Mis amigos, "la bicha" y el "easy rider"...




Aparecieron por sorpresa en la zona. Venían de Valencia y pensaron en hacerme una visita , en ruta hacia el sur.
Son del grupo HARLEY DAVIDSON, moteros donde los haya y entre todos sumamos más de quinientos años aunque prácticamente todos nosotros hemos acabado teniendo una Harley tras un periplo motorista repartido entre las primeras Bultacos, las "japonesas guerreras" las sobrias BMW y...el sueño materializado : el inimitable sonido del motor que acompañaba a los protagoniostas de Easy Rider...!Cómo pasa el tiempo! ejem...

Son...mis amigos....

Y dice J.M. Serrat, en su preciosa canción:

"...

mis amigos son unos malhechores,
convictos de atrapar sueños al vuelo,
que aplauden cuando el sol se trepa al cielo
y me abren su corazón como las flores.

Mis amigos son sueños imprevistos
que buscan sus piedras filosofales,
rondando por sórdidos arrabales
donde bajan los dioses sin ser vistos.

Mis amigos son gente cumplidora
que acuden cuando saben que yo espero,
si les roza la muerte disimulan
que para ellos la amistad es lo primero."

(Las malas compañías)


Y a pesar de que no los había visto desde el verano anterior, mirándoles a los ojos, entre abrazos y risas, envolvieron de nuevo mi corazón en un rugido de motores ,mientras sus trajes de cuero despedían ese olor tan característico, calafateados como barcos,a bordo de sus caballos de acero, relucientes al sol de la mañana...

Mucha gente me pregunta si utilizo la "bicha" , la Harley, y lo cierto es que la utilizaba poco, por aquello de la indumentaria laboral unas veces y porque siempre voy cargada otras, pero siempre contesto que la utilice o no es mi talismán.
La mía es la primera de la foto porque el día que mis amigos llegaron, yo había bajado con ella al Naútico, luego me pillaron motorizada...
Pero...la miro... Sí, si,ni más ni menos que eso: la miro.

Me acerco a ella, le acaricio "el lomo", la arranco, y sobretodo...la miro...
No es nostalgia de tiempos pasados o tal vez haya algo de eso.Es más intenso...
La miro y ella se convierte en una especie de cordón umbilical que me une indefectiblemente al viento, al cuero, al asfalto, a la libertad ...

Mañana , si el tiempo inestable de hoy no lo estropea, saldré a dar una vuelta. Iniciaré el viejo ritual tan conocido y rodaré dejándome llevar por los caminos, porque "la bicha esta" tiene algo así como una especie de brújula: me subo en ella y sin rumbo, trazo camino...

Mis amigos siempre me recuerdan quién soy, quién he sido y quién seré...

Ahora que mi vida ha dado un giro tan absoluto, probablemente , aferrada al manillar de mi moto,recupero esa parte que siempre vive en mí, a pesar de la vida, a pesar del tiempo, a pesar de los años...

Y sonrío pensando en aquello de que..."los viejos moteros nunca mueren..." aunque yo sólo sea una motera...mayorcita jajajajaja.

domingo, 29 de agosto de 2010

Se equivocó la paloma...




"Se equivocó la paloma, se equivocaba.

Por ir al norte fue al sur, creyó que el trigo era agua,

se equivocaba.


Creyó que el mar era el cielo, que la noche la mañana,

se equivocaba, se equivocaba.

Que las estrellas rocío, que la calor la nevada,

se equivocaba, se equivocaba.

Que tu falda era su blusa, que tu corazón su casa,

se equivocaba, se equivocaba..

Ella se durmió en la orilla ,o en la cumbre de una rama,

se equivocaba, se equivocaba.

Que tu falda era su blusa, que tu corazón su casa,

se equivocaba, se equivocaba,

se equivocaba, se equivocaba ."

(Joan Manuel Serrat)
Y vaya que si se equivocó el otro día la paloma de la foto...
Despertaba el día frente a la Peñona y yo escondía la cabeza entre almohadas azules evitando los rayos de sol que se filtraban ya por la ventana de este "faro " en el que vivo.
De repente, debajo de la cama, escuché como un ligero arañazo, dos, tres...
-Estás dormida, pensé..-.ha debido ser un roce del edredón en el suelo...
El sonido de arañazos en el suelo de madera se repitió y un ligero movimiento, como de aleteo, nació debajo de la cama. Me levanté sin pensarlo intentando imaginar qué tipo de ¨visitante" podía hacerse notar así y no tuve casi tiempo para hacerme composiciones porque la tuve frente a mí en unos segundos: una paloma ... y había dormido debajo de nuestra cama toda la noche...
Las ventanas de esta casa permanecen abiertas al mar casi todo el día y tal vez nuestra huéspede había aterrizado en la habitación a última hora de la tarde,, pero lo cierto es que había pasado la noche en casa, debajo de nuestra cama y se desperezaba tranquila, algodonando sus plumas al sol, y paseando ufana por el suelo de madera de la habitación sin mostrar el más mínimo pudor...
Su pata izquierda llevaba una aro metálico verde con un número que yo no alcanzaba a distinguir bien, perpleja todavía por el asombro de haber pernoctado con ella, mientras el bicho, me miraba fijamente sin alterarse lo más mínimo. Abrí la ventana para facilitarle una salida y cúal fué mi sorpresa cuando hizo caso omiso de mi invitación y de un saltito ´se colocó sobre los cojines de las sillas que están cerca de la ventana. Allí permaneció varios minutos, mientras yo la observaba sentada en la cama y sin tener ni idea de qué hacer. No quería asustarla ya que ella se mostraba muy segura y muy tranquila .
Poco a poco , fué acercándose a la ventana, pero dando saltitos y allí permaneció, mirando el mar y la melena de bronce de la estatua de Cousteau-Neptuno que se divisa a lo lejos.
No lo pensé dos veces y fuí a buscar unas galletas a la cocina para poder ofrecerle al bicho el " servicio completo": Alojamiento y desayuno.
Miró distraídamente las migas de galleta que esparcí en el alféizar de la ventana y las picoteó casi con desgana, lanzándome miraditas de aprobación desde sus ojillos menudos y brillantes. Yo, mientras tanto, sonreía pensando acerca de de lo curioso de la situación pensando que el animalito estaba francamente cómodo, divisando el Gran Azul y que no parecía tener demasiadas ganar de irse.
Los minutos iban pasando y el bicho seguía allí, por lo que me preparé un café , lo lléve a la habitación, y me senté a su lado, ambas asomadas a la ventana, absorbiendo lo hermoso de una mañana al sol y al azul...
Me miró una vez más y extendió las alas ...Se alejó dirigiéndose a la Peñona y casi estoy segura de que fué siguiendo instrucciones de la efigie de mi Neptuno-Cousteau que agitó una vez más su melena de bronce al viento, regalándome otro instante bello de vida...
Se quivocó la paloma...se equivocaba...
Ahora, cada vez que abro la ventana de mi habitación al mar, no puedo evitar un pensamiento:¿ Volverá ? y luego , sonrío mientras un tarareo surge de mí sin querer: " Si a tu ventana llega una paloma.... tararí...tarará...
Definitivamente y sin concesión alguna, cada día estoy más...¿viva?
Me voy a ver a Neptuno-Cousteau. Hace un día precioso soleado y brillante, lleno de azul y creo que acaba de lanzarme un silbido ,desde su balcón al mar...





Sin título...








"20 de Noviembre de 1984

Espero que llenes de momentos bellos tu cuaderno de bitácora de los próximos 23 años.....

¡ Y ojalá nunca dejes de volar! "


Y eso hizo; no dejó de volar y la Vida que es mágica, hizo de las suyas...



sábado, 7 de agosto de 2010

El surf,el Kite-surf, los corre-olas y ¡¡ la m.....que los parió!!



Definitivamente mi cardiólogo diría que ...¡estoy chalada!

Alguien como yo, que adora todo lo que tenga que ver con el Gran Azul, tenía una "asignatura pendiente" con el temita del surf y sus...variantesssssss.


Tuve mi primera tabla de wind surf hace casi treinta años. Eran inmensas, inmensas y muy pesadas y transportarlas era casi una pesadilla.Fue también la época en la que mi pasión por el Gran Azul me llevó a un curso de submarinismo, , de esos de entonces que duraban tres meses y con escape libre a veinte metros como prueba "estrella" del examen de obtención del título. Y lo conseguí, vaya que si lo conseguí, con el¨"obvio reconocimiento" de mis compañeros de curso, ya que por aquel entonces, "las mujeres no hacíamos esas cosas" como decía mi madre, jajajajaja.


Luego llegaron las motos acuáticas en sus primeras versiones. Recuerdo que la primera en la que literalmente cabalgué, era una de esas enormes con dos patines altísimos y claro, cuando te caías de semejante montura, llevabas un lado del cuerpo morado durante varias semanas...


Y ahora, después de más de un cuarto de siglo, resulta que vivo en un faro frente al mar desde el que he estado divisando día tras día a los surferos, los corre-olistas y los del kite con su cometa henchida por el viento del Cantábrico,... y nada...que resulta que ....ufff...a ver cómo lo explico...

Pues fácil: que me "he picado" y..a la vejez...viruelas... Y ya estoy dando mis primeros pasos con el corre-olas, porque es sólo eso: el primer paso de los pasos que vendrán ya que yo no quedo sin probar ni el surf ni el kite-surf, por más que mis hijos mi miren con una sonrisita capciosa y el hombre de mi vida me diga que " me falta un poco" de aprendizaje para conseguir coger las olas como Neptuno manda...
Lo que no sabe , mi hombre, es que una tiene ciertos "pactos" con seres marinos...

Y todos los días, al atardecer, la efigie del tal Cousteau me sonríe con un guiño cómplice desde La Peñona, y yo sigo viendo a Neptuno, con su melena de bronce al viento, le pese a quién le pese, mientras tirito al salir del agua por más que me cubran los dichosos seis centímetros del neopreno...

lunes, 10 de mayo de 2010

La pulsera


Está hecha con un trocito de cabo fino, de esos que abundan en un barco y que sirven para atar casi todo...
Uhmmm....ATAR casi todo...
A veces, nos gustaría atar fuerte, corto, los momentos felices ,los instantes hermosos, de uno en uno,componiendo un racimo luminoso...
De un tiempo a esta parte, vivo en presente inmediato y he dejado de mirar atrás porque ato , encadeno, momentos felices . El pasado se ha desdibujado como si sobre él, la vida hubiera pasado una enorme goma de borrar. Apenas quedan trazos...El futuro se me antoja algo lejano, poco predecible, borroso desde mi perspectiva de presente...
Una pulsera... un compromiso...
La vida está hecha de lazos de seda unas veces; de grilletes de acero otras.
Hay pulseras de dolor que encadenan el alma a la tristeza, al desencanto , a los mundos perdidos de uno mismo...
Hay pulseras de seda ; cabos de nudos corredizos que se abren y se cierran sin esfuerzo ...
Hay lazos de recuerdos, lazos de piel y besos, lazos de ausencias destacadas, lazos de presente teñidos de futuro...
¿Domesticados por los lazos?
Recuerdo entonces al Principito de Saint -Exupéry:

"Fue entonces que apareció el zorro:
- Buen día - dijo el zorro.
- Buen día – respondió cortésmente el principito, que se dio vuelta pero no vio a nadie.
- Estoy aquí – dijo la voz –, bajo el manzano...
- Quién eres ? – dijo el principito. – Eres muy bonito...
- Soy un zorro – dijo el zorro.
- Ven a jugar conmigo – le propuso el principito. – Estoy tan triste...
- No puedo jugar contigo – dijo el zorro. – No estoy domesticado.
- Ah! perdón – dijo el principito.
Pero, después de reflexionar, agregó:
- Qué significa "domesticar" ?
- No eres de aquí – dijo el zorro –, qué buscas ?
- Busco a los hombres – dijo el principito. – Qué significa "domesticar" ?
- Los hombres – dijo el zorro – tienen fusiles y cazan. Es bien molesto ! También crían gallinas. Es su único interés. Buscas gallinas ?
- No – dijo el principito. – Busco amigos. Qué significa "domesticar" ?
- Es algo demasiado olvidado – dijo el zorro. – Significa "crear lazos..."
- Crear lazos ?
- Claro – dijo el zorro. – Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo...
- Comienzo a entender - dijo el principito. – Hay una flor... creo que me ha domesticado...
- Es posible – dijo el zorro. – En la Tierra se ven todo tipo de cosas...
- Oh! no es en la Tierra – dijo el principito.
El zorro pareció muy intrigado:
- En otro planeta ?
- Sí.
- Hay cazadores en aquel planeta ?
- No.
- Eso es interesante ! Y gallinas ?
- No.
- Nada es perfecto – suspiró el zorro.
Pero el zorro volvió a su idea:
- Mi vida es monótona. Yo cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen, y todos los hombres se parecen. Me aburro, pues, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida resultará como iluminada. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los demás. Los otros pasos me hacen volver bajo tierra. Los tuyos me llamarán fuera de la madriguera, como una música. Y además, mira ! Ves, allá lejos, los campos de trigo ? Yo no como pan. El trigo para mí es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada. Y eso es triste ! Pero tú tienes cabellos color de oro. Entonces será maravilloso cuando me hayas domesticado ! El trigo, que es dorado, me hará recordarte. Y me agradará el ruido del viento en el trigo...
El zorro se calló y miró largamente al principito:
- Por favor... domestícame ! – dijo.
- Me parece bien – respondió el principito -, pero no tengo mucho tiempo. Tengo que encontrar amigos y conocer muchas cosas.
- Sólo se conoce lo que uno domestica – dijo el zorro. – Los hombres ya no tienen más tiempo de conocer nada. Compran cosas ya hechas a los comerciantes. Pero como no existen comerciantes de amigos, los hombres no tienen más amigos. Si quieres un amigo, domestícame !
- Qué hay que hacer ? – dijo el principito.
- Hay que ser muy paciente – respondió el zorro. – Te sentarás al principio más bien lejos de mí, así, en la hierba. Yo te miraré de reojo y no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...
Al día siguiente el principito regresó.
- Hubiese sido mejor regresar a la misma hora – dijo el zorro. – Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, ya desde las tres comenzaré a estar feliz. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. Al llegar las cuatro, me agitaré y me inquietaré; descubriré el precio de la felicidad ! Pero si vienes en cualquier momento, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón... Es bueno que haya ritos.
- Qué es un rito ? – dijo el principito.
- Es algo también demasiado olvidado – dijo el zorro. – Es lo que hace que un día sea diferente de los otros días, una hora de las otras horas. Mis cazadores, por ejemplo, tienen un rito. El jueves bailan con las jóvenes del pueblo. Entonces el jueves es un día maravilloso ! Me voy a pasear hasta la viña. Si los cazadores bailaran en cualquier momento, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.
Así el principito domesticó al zorro. Y cuando se aproximó la hora de la partida:
- Ah! - dijo el zorro... - Voy a llorar.
- Es tu culpa – dijo el principito -, yo no te deseaba ningún mal pero tú quisiste que te domesticara.
- Claro – dijo el zorro.
- Pero vas a llorar ! – dijo el principito.
- Claro – dijo el zorro.
- Entonces no ganas nada !
- Sí gano –dijo el zorro – a causa del color del trigo.
Luego agregó:
- Ve y visita nuevamente a las rosas. Comprenderás que la tuya es única en el mundo. Y cuando regreses a decirme adiós, te regalaré un secreto.
El principito fue a ver nuevamente a las rosas:
- Ustedes no son de ningún modo parecidas a mi rosa, ustedes no son nada aún – les dijo. – Nadie las ha domesticado y ustedes no han domesticado a nadie. Ustedes son como era mi zorro. No era más que un zorro parecido a cien mil otros. Pero me hice amigo de él, y ahora es único en el mundo.
Y las rosas estaban muy incómodas.
- Ustedes son bellas, pero están vacías – agregó. – No se puede morir por ustedes. Seguramente, cualquiera que pase creería que mi rosa se les parece. Pero ella sola es más importante que todas ustedes, puesto que es ella a quien he regado. Puesto que es ella a quien abrigué bajo el globo. Puesto que es ella a quien protegí con la pantalla. Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres para las mariposas). Puesto que es ella a quien escuché quejarse, o alabarse, o incluso a veces callarse. Puesto que es mi rosa.
Y volvió con el zorro:
- Adiós – dijo...
- Adiós – dijo el zorro. – Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
- Lo esencial es invisible a los ojos – repitió el principito a fin de recordarlo.
- Es el tiempo que has perdido en tu rosa lo que hace a tu rosa tan importante.
- Es el tiempo que he perdido en mi rosa... – dijo el principito a fin de recordarlo.
- Los hombres han olvidado esta verdad – dijo el zorro. – Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa...
- Soy responsable de mi rosa... - repitió el principito a fin de recordarlo. "
(El Principito- Antoine de Saint-Exupéry)
Lazos, pulseras, compromisos, ritos...

martes, 27 de abril de 2010

Formentera:La vida en azul...



Mientras escribo estas líneas, tarareo la canción de Edith Piaf, "La vie en rose", que dice más o menos ésto:
"Quand il me prend dans ses bras,
il me parle tout bas,
je vois la vie en rose."
Formentera es azul...la vida es azul; por llevarle la contraria a Edith Piaf...
Tras una travesía de once horas con viento de través de esos que no acaban de definirse, el Tortuga y nosotros dos llegamos a Formentera, que ha teñido de azul nuestras retinas y nuestras almas en unos días que pasarán a formar parte de la historia que estamos construyendo...
Y yo, de vuelta, veo la vida en azul, tengo el alma azul, llena de Mediterráneo y puestas de sol, y una vez más le doy las gracias a los dioses...
La vida, definitivamente es AZUL, a pesar de que en algunas ocasiones , más de uno se empeñe en que la veamos de otros colores. Me aferro a la serenidad del azul, la que llena mi alma en estos instantes en que a mi alrededor observo cómo algunas almas se tiñen de gris, de esos grises que amenazan tormenta; y sé, hoy más que nunca, que el azul se pelea, se lucha, se gana día a día...
Mi cardiólogo me diría que ninguno de los tratamientos que me ha recomendado me ha hecho efecto, pero que obviamente estoy mejor, dado que al fin he conseguido ordenar mis prioridades y de eso se ha beneficiado mi desbocado corazón; pero yo, cuando me pongo a pensarlo detenidamente, llego a la tremenda conclusión de que si he conseguido ver de nuevo la vida en azul , tras los áridos y ocres desiertos atravesados, es, porque como dice Edith Piaf:


"Quand il me prend dans ses bras,
il me parle tout bas,
je vois la vie en ...bleu."

miércoles, 24 de marzo de 2010

El dios del mar...


Hace ya semanas que no escribo en este rincón porque literalmente mi vida lleva un ritmo vertiginoso adaptándose a cambios y más cambios...

En mi nuevo paraíso, Asturies, descubro rincones, estelas, luces del alba teñidas de gris y una nueva forma de mirar el Gran Azul...

Y hace unas semanas, tuve un mágico encuentro entre las rocas de La Peñona, porque aunque ya sé que no es tal, la efigie de Philippe Cousteau en esa pequeña península a mi se me antoja el rostro del...Dios del Mar...

La carcajada del hombre que amo cuando dije:-Anda! pero si es Neptuno!, aún resuena en mis oídos mientras con un gesto de ternura me apartaba del vacío que se abría ante mis pies y me contaba , paciente, que no todas las efigies que se encaraman entre las rocas, son Neptuno...

Asentí, interesada en sus explicaciones acerca del hijo de Cousteau y su museo de anclas, pero en el fondo de mi corazón yo, seguí pensando que aquel rostro, aquella imagen de rizos al viento, era la más hermosa representación de...Neptuno y para mí, seguirá siendo el Dios del Mar, en toda su belleza.

Sé que todavía me llevará un tiempo adaptarme definitivamente a mi nueva vida , a las mañanas frías de Salinas,a ese Gran Azul que devora la playa de arena dorada engulléndola literalmente ante mis ojos en sus horas de marea alta, a los cielos grises, a la lluvia , pero cada vez que miro a La Peñona, la efigie de Cousteau-Neptuno me hace un guiño invitándome a participar del inmenso espectáculo marino que se divisa desde su mirador...

Mientras escribo, el solecito acaba de hacerse hueco entre las nubes de este domingo levantino en el que por imperativos de calendario, miro hacia otro Mar, el Mediterráneo;pero llevo en la retina, la imagen desde los ventanales del faro dónde comparto vida en Asturies; y Neptuno, con sus rizos de bronce despeinados por un viento cantábrico, me sonríe...

miércoles, 10 de marzo de 2010

Organizando...




Pues sí; tengo un "ataque" de ...organización...


Llevo varios días desmontando armarios, subiéndome a los altillos, vaciando cajas, desechando objetos, ropa, papeles, fotos y lo más curioso es que estoy disfrutando dejándome llevar por este "ataque de limpieza".

Creo que no me ha dado así porque sí, sino que no es más que la consecuencia de lo que llevo viviendo estos últimos meses en los que tanto ha cambiado mi existencia.

¿Me volveré minimalista?. Lo dudo; definitivamente es poco probable que me reconvierta porque una , a estas edades mías, ya no cambia, pero lo cierto es que cada día estoy aprendiendo que no necesito ni un diez por ciento de las cosas que duermen en mis armarios...


Imagino que todo empezó cuandó decidí empezar a limpiar de cosas inútiles los rincones de mi alma . Y todo, por culpa de mi...cardiólogo y sus teorías...

Decidí despojarme de alguna que otra emoción de esas que se nos instalan , de algún que otro sentimiento de nostalgia, de unos cuantos dolorosos momentos que se escondían entre los pliegues del alma, de varios episodios carentes de sentido pero que ahí seguían y lo cierto es que empecé a sentirme mucho más liviana...

Decidí sacarle brillo a los hermosos instantes de vida, guardarlos en cajas protegidos por celofanes de colores y sonrisas, ordenar los abrazos de mis amigos en estanterías con puntillas, clasificar los momentos de complicidad en archivos perfectos, quedarme sólo con los besos que nacen de la ternura para depositarlos en sacos de terciopelo, colgar en perchas de ámbar tantos y tantos momentos vividos y recordados...


Hoy, esa labor continúa en casa y me sorprendo viendo cómo se ha desarrollado esta especie de virus (jajaja) que me hace desprenderme de todo lo que no necesito desde hace ya tiempo, pero venía conservando por ese espíritu que es común a los "cangrejos del zodíaco"...


Creo que mi "faro", la nueva cueva abierta al Gran Azul en esas tierras asturianas y el vivir literalmente entre dos mares tiene mucho que ver, por no hablar del espíritu minimalista del hombre al que amo, que adora los espacios abiertos dónde poder moverse libre, como se mueven los lobos...


Al final, una no cambia por amor, pero abre huecos en los armarios, se desprende de chismes y no llena el nuevo salón de cachivaches y hasta consigue dar los buenos días sin tener una taza de café delante, tema, éste último, que no deja de sorprenderme.
Y es que el Amor...siempre trasciende...

miércoles, 3 de marzo de 2010

Un beso de esos...


Un descubrimiento : Toni Zenet
Un cantante especial; aires de boleros con toque mágico...
Y la letra de una canción: "Un beso de esos"
"Los dos se encontraron en el mismo cuarto,
los dos se encontraron justo en el momento,
fue un beso de esos...que bajan la guardia,
fue un beso de esos...de darse las gracias,
un beso de esos... de esos que valen!
por toda la química de la farmacia.

Los dos intuyeron, sus ojos cerrados,
sus bocas pegadas, cerca su aliento,
fue un beso de esos que cumplen un sueño,
un beso de esos que son el primero.
Un beso de esos que ponen contento,
los dos se creyeron 'singing in the rain'.

Tan locos saltaron sobre los charcos,
tan locos bailaron por los bordillos,
tan locos rompieron en mil pedazos
la lista negra de sus enemigos.

Tan locos saltaron la verja de un parque,
a ciegas cruzaron por las avenidas,
tan locos pensaron hacerse piratas
surcar en velero los mares de China.

Fue un beso de esos que premian las ganas,
un beso de esos que luego te marcan,
un beso de esos de bésame mucho,
tan locos quisieron perderse del mundo.

Tan locos rodaron uno sobre el otro,
un beso de esos que valen por todo.
tan locos rompieron en mil pedazos
la lista negra de sus enemigos.

Surcar en velero los mares de China.
Surcar el velero los mares de China..."
Y luego dice alguien a quien amo mucho, que no me identifique con las canciones.
En fin...

martes, 2 de marzo de 2010

De viaje...








Desde hace ya muchos años, los aviones han formado parte de mi vida.

Con mi primer sueldo, compré mi primer avión en una tienda de las Ramblas de Barcelona, especialista en aeromodelismo. Era un regalo para mi hermano Antonio que "apuntaba maneras" de lo que luego sería su pasión: volar. Yo tenía diecisiete años y él trece y los aviones irrumpieron, con distinto carácter en nuestras vidas. El jugaba con ellos soñando ser quién los pilotaría algún día, como así ha sido y yo, estrené "mis alas" con un primer vuelo a Madrid, extasiada y feliz en las tripas del pájaro de acero.
Luego, la vida , el trabajo y mi pasión por descubrir me ha vinculado a los aviones...

Hubo momentos en los que parecía que vivía en uno de ellos y volar formaba parte de mi realidad cotidiana porque trabajaba "a caballo" entre islas.

Hoy, los aviones vuelven a mi vida porque mi corazón está "a caballo"...entre dos mares...

De viaje...Con el corazón en bandolera....de viaje... ,para llenar de mar la tierra que nos separa...




lunes, 1 de marzo de 2010

Las neveras y los seres con luz




Alguien me dijo una vez que los seres humanos somos algo así como...las neveras...

Todas tienen una lucecita,-decía, pero cuando abres la puerta, te encuentras con neveras vacías o con neveras llenas a rebosar... -Así somos,afirmaba, los seres humanos. -Todos tenemos una lucecita, pero hay que abrir la puerta de cada uno de nosotros para ver si esa luz alumbra un corazón lleno o uno vacío...

Ahora, tras pasar unos días con un ser humano lleno de luz, al que quiero mucho, me preguntaba esta mañana al despedirme con un "hasta luego", si era plenamente consciente de lo que yo percibía : Una luz brillante que al abrir la puerta, ilumina una "nevera" llena, llenísima...
A veces, una se acerca tímidamente a las puertas del corazón de un ser con una lucecita, para comprobar que al abrirlas, "la nevera "está vacía...

En estos últimos meses, reconozco haberme quedado absolutamente extasiada ante la precisión mágica con la que la vida, a veces, nos sorprende.

Cuando ya se ha abierto alguna que otra puerta de "nevera con lucecita", para descubrir que dentro no hay nada excepto el blanco del vacío, o algún que otro pollo asado de esos de cartón piedra que sirven para los anuncios, una decide que no hacer más incursiones y alimentar su alma y sus sueños con la aparente austeridad nacida de la realidad más contundente:muchas neveras vacías...y de pronto, así sin querer, la VIDA, en mayúsculas vuelve a poner en tu camino a un ser con luz propia, con un corazón a rebosar...
Es entonces cuando comprendes el mensaje y cuando todos tus denodados esfuerzos por apartarte de "neveras vacías", tus ansias de no vivir de una monodieta existencial , alimentada por yogourths caducándose de aburrimiento o lonchas de York enmohecidas de rutina, ha merecido la...pena...

Y abres esa nevera para encontrarte con manjares exquisitos que alimentan tu alma , tus sueños y este instante de existencia que significa vivir...

Un ser con luz no es más que una nevera llena: brilla con luz propia y no necesita ser el espejo de nadie. Desprende energía, vida , pura vida, y al calor de su abrazo una siente que ha llegado a casa tras unas jornadas de vida en las que la sed y el hambre de lo auténtico la dejaban exhausta...
Y todas, absolutamente todas y cada una de esas jornadas existenciales cobran sentido porque por encima de todo lo vivido y sentido, te reconoces y piensas que el largo trayecto, estaba diseñado por la vida, sabia, para que ...aprendieses...

Ya; ya sé... Si le cuento esto a mi cardiólogo, tengo un diagnóstico seguro: -Estás enamorada, y sonreirá detrás de sus enormes gafas mientras me da el alta médica porque mi corazón, en las manos de un ser de luz, está...a salvo...


miércoles, 24 de febrero de 2010

A la rueda...


Esta noche voy a la rueda, como llamamos los que navegamos, al timón de nuestro barco...
Llevo alegre la rueda en este instante de vida que se me antoja como un barco...
Voy en ceñida; saboreando las emociones intensas, el viento de la felicidad , la sal de las sorpresas mientras luce el sol en mi interior en una noche cuajada de estrellas de plata.
Mi existencia nunca se caracterizó por ser lo que se dice, pacífica, pero lo cierto es que si bien no soy de las que claudican, una mal llamada serenidad se había instalado en mi vida, como si de algún modo hubiera acabado por reconocer que tenía que levantar el pie de algunos pedales.
De hecho, y siguiendo las exhaustivas indicaciones de mi cardiólogo, intentaba denodadamente tomarme las cosas , o tal vez, "algunas de las cosas" con más...tranquilidad, algo así como navegar a 14 nudos , noventa grados al viento y ...sosegada.
Pero lo que hay es lo que hay y en lo más profundo de mí misma, lo que adoro es...la ceñida.
Esta noche voy en "ceñida rabiosa"; el barco de mi vida está cogiendo velocidad y no me da la gana poner un rizo a la mayor porque no quiero asegurar nada...no hace falta...
Sujeto firme el timón y miro al frente, dejándome acariciar por ese huracán de felicidad que ha entrado en mi corazón, y que me despeina el alma, que borra las huellas de calmas voluntarias nacidas de los límites que una pone al dolor y me lanzo al Gran Azul de lo intenso, de las olas de ternura que me invaden porque sé, que la Vida, mágica, me está dando la mano y es cuando recuerdo el trozo de un poema:
"Tú eres el ser intenso
que profundo se delata
en mis palpitaciones.
Compañero de siempre y para siempre
Tú, el de verdad, no te has ido,
te has multiplicado sin pausa en mi interior"

martes, 23 de febrero de 2010

Un balcón al mar...


Desde mi refugio flotante, el Tortuga, me asomo al Gran Azul como en un balcón...
Los jueves han sido todo un ritual desde que mi barco llegó a mi vida y por la tarde, de vuelta ya del trabajo, preparo mi mochila con las cuatro cosas que retiro de él los domingos al atardecer.
El viernes, día mágico dónde los haya y como guinda del pastel de una semana laboral intensa, el Tortuga me espera en el pantalán , meciéndose mansamente bajo la luz del crepúsculo y cuando llego , siempre me invade una sensación de gozo, de aventura...
Me gusta estar en puerto los viernes por la noche, amarradita, mientras la humedad va resbalando por su cubierta formando perlas de agua y yo , al abrigo , saboreo un café en el pequeño salón mientras reviso rutas, releo algún libro de navegación o simplemente me pierdo en mis pensamientos al son de algún viejo bolero...
Cuando llega el sueño, me arrebujo en el camarote de popa y me mecen el rumor de los mástiles, el olor a sal, y el suave movimiento del Azul jugueteando con el casco de mi nido flotante...
Mi barco es un balcón al mar, un nido flotante rodeado de azul y un refugio perfecto para almas de agua...
Esta noche, tras un día mágico lleno de emociones y sonrisas; de pronto, sé que hay un nuevo balcón al mar en mi existencia, un nuevo refugio salado y azul desde donde podré contemplar el horizonte.
Un balcón al mar que compartiré con quién amo, como se comparten los pequeños sueños, las ilusiones, como se comparte el placer, el dolor, las risas y las lágrimas...como se comparte este instante de vida...
Mi cardiólogo diría que así no hay quién me ponga el corazón a ritmo; que cada día saboreo la intensidad de los momentos, de la vida y que claro, que así, no hay quién arregle este corazón desbocado por las emociones; pero yo, creo que le miraré con una sonrisa casi maliciosa en los ojos mientras la vida, mágica, me hace un guiño cómplice porque me ha regalado un nuevo sueño...

lunes, 22 de febrero de 2010

El retrovisor



El espejo retrovisor del coche es un elemento de seguridad y así lo afirman los manuales del buen conductor.

Esta noche, me siento cansada porque esta tarde, hemos hecho, montados en un coche invisible, un larguísimo viaje hacia episodios pasados, retrovisor en mano, mi hijo y yo ;y ahora, tras darle un beso y un abrazo de buenas noches, mirando sus ojos en los que la adolescencia de sus casi quince años empieza a despuntar, buscaba un destello que me confirmase que ha dejado de mirar ese espejo empañado por el tiempo...

Ha sido una tarde complicada y un largo camino el recorrido, ambos de la mano, por paisajes que nunca antes habíamos transitado y que a ambos nos han dejado una huella de lluvia en el alma...

A veces, mirar por el espejo retrovisor de la vida, debería estar prohibido cuando ello hace que reconstruyamos secuencias de dolor que gracias a la perfección de diseño de nuestras mentes, fragmentamos en minúsculas piezas de puzle que suele costar volver a montar. Así es nuestro cerebro: mantiene intacto lo bueno vivido y fragmenta lo malo para que cueste visualizarlo...

Montamos a veces las piezas de ese rompecabezas de dolor y para ello, ajustamos el dichoso espejo retrovisor, buscando el enfoque de lo que dejamos atrás...

Yo, ahora, sólo deseo con toda mi alma, que el espejo que ambos hemos sujetado esta tarde en las manos del corazón, se rompa en mil pedazos y que hoy, cerca ambos de episodios vividos y compartidos pero asimilados individualmente, miremos el inmenso cristal delantero de la vida y sigamos adelante porque sé que nos queda un trecho de camino a recorrer, porque sé que antes de lo que cada uno de nosotros ni siquiera imagina hoy, se abrirán sus alas poderosas y brillantes, alzará el vuelo, marcará su propio rumbo y yo...seguiré su estela en el aire...
Ese polluelo que duerme en la habitación contigua a la mía, ese lobezno al que aún le duelen las patas, tiernas para caminar en terrenos pedregosos, me ha mostrado hoy , de nuevo, que el Amor siempre trasciende y ahora, tras darle las buenas noches, me envuelve una emoción sin límites porque en su aullido, contrariado , distingo la firmeza y la valentía del hombre que se gesta en su interior...

Y soy, y me siento, una privilegiada...

Señas de identidad


Tengo la sensación de no pertenecer a ninguna parte, de no tener raíces...
Esta noche, mientras volvía despacio al lugar donde vivo, o quizas debiera decir, donde habito, estaba literalmente sumergida en la sensación de que iba a llegar a ninguna parte...
Me preguntaba, envuelta en la noche transitando por carreteras solitarias, dónde se quedaron mis raíces o si acaso las tuve...
Un transitar de vida por muchos sitios y un permanecer pero sin pertenecer...
Intento centrar en alguna parte de mi corazón la sensación que esta noche me embarga y resulta que no hay modo; que cuando estás frente a alguien que tiene raíces, rebuscas en el suelo de tu alma para encontrar las tuyas y te das cuenta, de pronto, por contraste, que eres algo así como una de esas semillas molinillo, algodonosas, que flotan al viento para depositarse en un suelo cualquiera...
Así va transcurriendo la existencia y así vas posándote ligera porque a veces es nuestro corazón quién cual transhumante, buscando un lugar dónde echar raíces, se posa en una tierra...
Y allí crecen tus ilusiones, tus sueños, tus hijos; y allí florecen tus amigos...
Cuando estás frente a alguien que tiene raíces; cuando un ser humano te muestra su entorno con ese brillo orgulloso en los ojos; cuando sus pies avanzan seguros acariciando acantilados o prados verde esmeralda; cuando descubres su niñez de montañas, chigres y valles , te das cuenta de lo importante que es ese sentido de la pertenencia a alguna parte y buscas dentro de tí misma, ese lugar posible al que puedas pertenecer tú...
Yo tengo raíces: son azules y líquidas y extienden sus dedos de agua acariciando algunas veces, como esta mañana , arenas doradas , donde han quedado reflejadas las siluetas de dos seres que buscaban , tal vez, en el horizonte, conjugar espacios...
Respiro aliviada mientras escribo en este cuaderno virtual porque sé que donde el Gran Azul, lama las orillas de esas tierras donde otros tienen raíces, yo, podré sentirme en casa, porque necesito , que como las algas que se arriman a las de arenas tostadas, mis raíces puedan mecerse , suavemente , en un baile con el Azul.
Fuego , tierra, agua...

miércoles, 17 de febrero de 2010

La mochila


No recuerdo dónde leí que cada uno de nosotros llega a esta vida, con una mochila vacía. Esta de la foto es muy parecida a la que me lleva acompañando a mí, en mis paseos aquí y allá.

Poquito a poco la vamos llenando de sensaciones, vivencias, experiencias, emociones de diferente peso, de distinto calibre...
Hay vidas cortas pero intensas y vidas largas pero de esas que pasan como de...puntillas, y me imagino que así serán las mochilas de sus porteadores.
Hay bolas de plomo, de poco tamaño pero mucho peso y paja existencial, de mucho volumen pero ligera de llevar...

Con el paso de los años, es como si la mochila que llevamos a la espalda fuese una especie de saco sin fondo donde todo cabe, pero obviamente el peso es cada vez mayor y nuestra espalda cada vez más frágil ,y llega un momento que nos sentamos al borde del camino y decidimos que no podemos más, que hemos dejado de ver el horizonte azul casi sin darnos cuenta, que bajo el peso enorme de nuestra mochila hemos ido bajando la cabeza, entrando los hombros , postura, ésta última que nos impide respirar, que amortigua el latido de nuestro corazón...

Se impone pues la apertura y ,con cuidado, como si de una enorme caja de Pandora se tratase, abrimos los cierres y metemos la mano casi a ciegas.

Dentro, laten ,con ese inperceptible latido de las cosas muertas las bolas de plomo del dolor viejas y polvorientas, mezcladas con flores marchitas de tiempos mejores, con el heno seco de algún que otro campo verde y vibrante de otros tiempos...
Canicas de cristal que antaño fueron lágrimas de emoción o de tristeza, revueltas con migajas de ternura, llaveros de puertas mágicas , cuyas llaves abrían sueños e ilusiones, como cintas de colores desgastadas por el tiempo y la ausencia, mezclados con monedas oxidadas por el tiempo con las que alguna vez compramos sucedáneos de felicidad...

Pero en ese revoltillo que se nos pega a las manos del alma, entre todo ese peso de la existencia, ésteril y gastado, hay semillas de ternura que milagrosamente han permanecido en hibernación, destellos de polvo de oro de sonrisas regaladas y recibidas , relojes de arena que detuvieron el tiempo, lunas de plata minúsculas como pequeñas chispitas que siguen reflejando luz y sueños incumplidos y en uno de los bolsillos, inperceptible casi al tacto, un trozo de seda dulce y suave como la esperanza...

Incluso es posible que algunos de los que trasitamos por los caminos, de pronto, sorprendidos por esa casualidad que no existe pero a la que tanto invocamos, nos quedemos mirando la mochila de otro, para descubrir que su apariencia es idéntica, del mismo color, de la misma textura y que la inclinación de espalda de su portador, delata pesos similares.

Tal vez, abriendo ambas, por ese extraño paralelismo que a veces la vida practica, encontremos contenidos muy similares, pero lo importante es saber vaciarlas a nuestros pies, y rescatando las lunas, el polvo de oro, los relojes detenidos y la seda de la esperanza, dejemos a un lado el resto, levantemos la cabeza y llenemos a tope nuestro saco existencial de ternura, por poner un ejemplo, que es ligera y frágil como el viento, pero una excelente compañía para seguir haciendo millas.

De ésta, mi cardiólogo me fulmina, porque a pesar de que me estoy "portando muy bien", también es cierto que mi existencia dista mucho de ser...tranquila...

domingo, 14 de febrero de 2010

San Valentín, el aullido y el ...tanatorio








Este escrito , asumo de entrada que va a resultar un tanto underground y lo cierto es que no sé cómo desarrollarlo según me siento frente al ordenador, pero imagino que como en el resto, irán surgiendo las palabras, fluyendo libres, sin que yo pueda...evitarlo...
Hoy es el día comercial del Amor y los escaparates se llenan de corazones rojos, de tartas de fresa en forma de corazón y de I love yous en papeles de celofán de rojo pasión...

Pero...a vuelta con...los lobos...

Hay lobos que hoy han decidido ir contracorriente y a pesar de tener la tarta y la botella de champagne en el frigorífico, han empezado el día con el ceño del alma fruncido por mala programación de esa carta de ajuste entre dos que se aman... Ambos son amigos míos; ella y él, y de algún modo mi mejor referencia en estos último tiempos de lo que estar enamorado...significa.
Lo cierto es que me han tenido de cabeza casi todo el día, pensando en ellos y en su desencuentro , porque ambos estaban tristes y porque yo andaba un tanto perdida, entre los argumentos telefónicos de ambos ya que esperaba su visita, visita que no se ha materializado...
Al final, esta tarde, como era de esperar, el diálogo se ha abierto camino entre ambos y hemos terminado a carcajadas una conversación telefónica : Yo, feliz por saberles bien de nuevo, y ellos, sorprendidos por lo que les he contado... Una historia de...lobos...

Hay lobos que en un día como hoy, deambulan por playas y campos desiertos, bajo cielos plomizos y fríos, con el alma en vilo pero la mirada de fuego destelleando en sus pupilas...
Recorren kilómetros , aspiran vida, mientras los escaparates se empeñan en recordarles que hoy es el día comercial de amor , un 14 de Febrero cualquiera, como si el Amor tuviese fechas o necesitase de ellas, como si todo hay que , de nuevo, institucionalizarlo, ordenarlo, celebrarlo y, por qué no decirlo...¡¡aborregarlo!!.Pobres corderos...

Esos lobos, en concreto UNO, no entienden de fechas, de tartas, ni de lugares...Es más, algo se le desmontó en el alma cuando recibió una tarta de cumpleaños hace ya muchos años,a ese lobo del que hablo...
Pero hoy, el día del amor comercializado, el Lobo ha comenzado a aullar... así, como si nada, tras una agonía de silencio...
Y se ha reconocido de nuevo, y ha llenado los pulmones de su corazón del aire gélido de este día que ha amanecido gris y frío y pateando el suelo de dolor por el reconocimiento de ese desierto árido y estepario por el que ha transitado, ha convertido su silencio en un aullido agridulce de dolor , risa y ternura.
Su grito ha llegado a mi alma, revuelta y desordenada tras unos días de intensas emociones...
Cuando me ha hecho partícipe, cuando me ha hecho llegar su fuerza, cuando me ha reconocido como alguien de su manada, me han temblado la vida, el alma y...los esquemas...

El, para celebrarlo, se ha ido a tomar una copa al lugar más cercano que había en su camino en ese momento: ¡¡El bar de un...tanatorio!!
Pero...¡Santo cielo! -le he dicho; y ha contestado algo que me ha dejado muda, con una tranquilidad propia de un ser como él: -Habrá...ambiente...
El aullido del Lobo de esta tarde, resuena como un eco en mi interior en esta noche mientras escribo. Las risas, las lágrimas, han dejado hueco a una paz y una serenidad casi infinitas.

El regalo del Lobo en este día de regalos de celofán y chispitas rojas ha sido tan dulce como la mejor de las ambrosías, tan grande como su alma, tan tierno como su paso deambulante,tan bello como el más elaborado de los cánticos.

En esta noche de San Quién Sea...soy FELIZ y jamás olvidaré este 14 de Febrero...

sábado, 13 de febrero de 2010

Lobos en la nieve...




Y de nuevo, a vueltas con los lobos...
Han sido unos días intensos en compañía de los que amo, disfrutando del desierto blanco y helado...
Me he deleitado viéndoles sonreir, escuchando su aullido feliz, mirándoles a los ojos, viéndoles juntos , zarpas al aire, libres, felices...
He visto como surgía la complicidad entre ellos; los gestos de los lobos...les delatan...
Me he bañado en miradas, silencios, sonrisas llenas de ternura...
Definitivamente, sin duda alguna, son LOBOS...
Y recuerdo de nuevo el enorme coste emocional que me ha supuesto esa lenta recuperación de mi naturaleza salvaje, esa que habitaba en mí; que perdí y que de la mano de la vida y de alguna que otra introspección personal, he ido recuperando poco a poco.
No hay otra... Este mundo está dividido entre lobos y...corderos...
Mientras los corderos pastan felices y ausentes, adocenados, amaestrados por esta cultura del bienestar que se impone, que se importa de otras fronteras , me pregunto que lleva a los lobos a seguir dejándose el lomo del alma en batallas no siempre ganadas aunque éstas no signifiquen guerras perdidas...
Me pregunto cómo , los lobos identifican de un modo mágico a otros lobos; se olisquean, arañan el suelo, se miran a los ojos, se perciben...
En un mundo lleno de corderos resulta un privilegio compartir con lobos instantes como los vividos ...
Viven en mí; en mi corazón siempre hay una cueva para ellos...
Mi cardiólogo diría que así tengo el corazón: alborotado, pero lo que él no sabe es que el abrazo del lobo es la mejor de las caricias, el aullido feliz el mejor de los conciertos y su mirada, llena de vida, de fuerza, el mejor de los regalos.

A mi cardiólogo seguramente le habrán engañado de niño con el cuento del lobo malo, del hombre lobo, o de la mujer loba devoradora de hombres. Tal vez lo que no sabe es que los corderos te dejan el alma llena de borra, de lana sucia, mientras que tras el paso del lobo, el olor fresco de la vida, estalla dentro de mí.

Al final, tarde lo que tarde en suceder, una se alegra de haber aprendido a aullar porque así, he encontrado , dispersos unos, esteparios otros, a los de mi manada.


No ha sido un camino fácil, pero hoy, desgranando emociones, soy absolutamente consciente de que ha merecido la pena aullar a la luna algunas veces, perderme otras por las estepas de la soledad, para acabar dejándome abrazar por los de...mi manada, para sentirme orgullosa de ellos, para beberme a sorbos su sonrisa , para admirar su lucha, su lealtad consigo mismos,su valor; sabiendo que jamás pertenecerán a ese rebaño de corderos que crece día a día, silenciadas sus almas, amaestrado su instinto...