"Aquel que no puede aullar, no podrá encontrar su manada." (Charles Simic)

domingo, 16 de octubre de 2011

Buceando...




"Se navega por los astros, por la mar,por la tierra, por las gentes, por los sentimientos...Se navega"

La frase que descubrí en un foro naútico cuando me inicié en esto de la navegación a vela, se convierte en una frase extensible...
Y del mismo modo que se navega así, también se bucea...Por el mar, por la tierra, por las gentes, por los sentimientos y yo añadiría...por los recuerdos...
La pasión por el buceo me viene ya de muy antiguo, tal vez otra herencia genética del viejo pescador,mi padre...
En estas últimas semanas en el Paraíso, el buceo ha formado parte de mi " rutina cotidiana" como si fuera una mujer pegada a unas gafas, un tubo y un par de aletas  y no existiese otra superficie más que la líquida...
Viendo las fotos pienso acerca de cómo buceamos a veces en nuestros recuerdos y creo que en algunos deberíamos hacerlo en apnea; es decir, sin tubo que nos suministre aire, más que nada para terminar antes y permanecer en según que mundos sumergidos un tiempo escaso...Otros recuerdos merecen aletas, gafas y tubo, para poder permanecer buceando en ellos hasta que sintamos la piel del corazón arrugada....
Ültimamente y desde hace ya una larga temporada, elijo cuidadosamente los buceos en los recuerdos, porque descubrí que hay inmersiones inquietantes que no me convienen nada en absoluto pero lo cierto es que a pesar de que una se cree que los borró el tiempo y la ausencia, como diría el maestro Serrat, el tren de los recuerdos es de...ida y vuelta...
Los recuerdos nos traicionan ; nos susurran al oído como sirenas maliciosas para que nademos en sus jardines de coral; así, al desnudo...

Los recuerdos nos ponen de señuelo peces de colores, para que nos acerquemos a ellos mientras los corales preparan sus aristas pétreas que cortan como el cristal más fino, dónde nada más acercarse, se deja una la piel del corazón...
Por eso, para bucear entre recuerdos, hay que protegerse y ceñirse el alma con un buen neopreno fabricado de prudencia, a prueba de aristas traicioneras porque a fin de cuentas, somos...lo que pensamos...
Y mejor en apnea, aguantando esa respiración del alma para que algo nos recuerde que el mundo de los recuerdos, permanece ahí, sumergido a profundidades a veces inimaginables, pero que no somos seres de abismos y que estamos hechos del mismo material que los sueños y por eso somos frágiles a determinadas profundidades...
Vivir en tiempo presente; volar como seres de luz, vencer al amor, porque solo hay una vida por vivir.
Y volar...acariciar el cielo y olvidar, inventar horizontes nuevos...


jueves, 13 de octubre de 2011

Maururu Roa, Polinesia



En esta mañana calurosa de Octubre, me resulta todavía muy difícil poder escribir acerca de lo vivido porque se agolpan en mi alma sensaciones, azules, olores y por encima de todo ello, el impacto aún no digerido de la brutal belleza del Paraíso...
Dice Serrat en una bella canción que "los recuerdos tienen un perfume frágil que les acompaña por toda la vida" y estos recuerdos míos, amontonados aún sin orden ni concierto huelen a Tiaré, la flor delicada del paraíso...
Saben a pescado macerado en limón y leche de coco y a sal marina de aguas turquesas, mezclada mágicamente con lágrimas de emoción no contenida ante tanta belleza. Me alborotan el alma como el viento del Pacífico por los estrechos pasos de entrada del arrecife a la Gran Laguna me alborotaba el pelo...


Mis recuerdos escuecen como los rasguños en las piernas que los jardines de coral me han regalado,por nadar absorta entre miles de peces amarillos, y todavía tienen el sabor seco de la adrenalina circulando por mis venas entre tiburones y docenas de mantas raya...












Mis recuerdos me tiñen los ojos de las infinitas gamas de azul de La Laguna, de las doradas puestas de sol en Huahine, teñidas de rosas y violetas...



Mis recuerdos almacenan el marfil de las blancas sonrisas de la gente del mercado de Raiatea y son negros, grises, verdes , azules, como las perlas de Tahiti, o de  colores brillantes como los tapices de Bora Bora...



Y estos recuerdos míos, me llenan el alma de verdes inmensos, con sabor a nuez de Tamanu, en los minúsculos "motus"



Y navegan mis recuerdos, dejándose llevar por el viento del Pacífico Sur hacia playas de arenas blancas en Tahaa, protegidas por el mágico arrecife con jardines de coral que parecen no pertenecer a este mundo nuestro...






Y de nuevo, mi mundo es azul, me sumerjo en el azul y mis sueños materializados son azules...como mis ganas de jugar...con mi más de medio siglo a cuestas, pero ...azul...


Y como sigue diciendo el maestro Serrat, "los recuerdos, cuando sólo queda la memoria pura, son el esqueleto sobre el que construimos todo lo que somos, aquello que fuimos y lo que quisimos y no pudo ser".

Por eso, hoy que estoy lejos del Paraíso, de vuelta a la realidad cotidiana que dista mucho de ser azul en estos últimos tiempos en los que todo parece estar bajo un cielo gris amenazante de incertidumbres , mis recuerdos son el esqueleto de lo vivido siempre en busca del Gran Azul...


Y de la mano, firme, de aquellos a los que...amo...



Maururu Roa, Polinesia; gracias mil. Permanecerás grabada para siempre en mi alma como un inmenso tatuaje maorí y tus azules permanecerán en mis recuerdos para siempre porque son lo que soy y lo que fui y lo que nunca pude ser...



jueves, 15 de septiembre de 2011

Goodbye...



Una canción bellísima para decir adiós durante unas semanas en las que estaré lejos del blog, lejos de tecnologías y lejos de casi todo excepto de mi pasión y de mis sueños, inmersa en el Gran Azul...


Gracias por acercaros a este rincón virtual y hasta pronto...


Sueños...


"Déjame esta noche...soñar contigo."
Preciosa canción en la voz de un cantante muy particular...
Amanezco en un jueves cargado de trabajo tras una noche repleta de sueños variopintos donde se mezclaban paisajes submarinos, pasaportes caducados,la salida de una regata y el desplome literal, tipo Torres gemelas, del Partenón griego...
Sonrío pensando en el poder del subconsciente y creo que definitivamente...necesito unas vacaciones porque si los sueños significan algo, los míos de esta pasada noche, hablan a gritos acerca de todo lo que debo tener en la cabeza todavía sin digerir.
Sueños...y si Shakespeare tenía razón y somos del mismo material del que se tejen los sueños y nuestra pequeña vida está rodeada de éstos, yo debo ser de un material algo así como de---colorines, en el que predomina el azul...
En un par de días accederé de nuevo a esa especie de libertad condicional que nos dan las vacaciones aunque desde que terminé una larga etapa profesional, no me he vuelto a sentir encadenada al trabajo y tanto mi vida como mis sueños han cambiado. Elegí mi vida y no sé lo que daría por elegir algunos de mis sueños para alejar algún que otro fantasma , producto de ansiedades más o menos conscientes.
Dormidos no controlamos la fábrica de los sueños y eso es lo que hay. Para eso nos queda soñar despiertos, perseguir sueños, quedarse prendidos de la magia de algunos de ellos...
A mí, siempre me queda....soñar contigo...


martes, 13 de septiembre de 2011

De vez en cuando la Vida...





Es martes y trece y para algunos eso es algo así como mentar al demonio...
A cinco días de comenzar a acariciar un sueño, lo cierto es que lo mismo me da que sea martes y 13 porque estos últimos días que faltan se me están haciendo y se me van a hacer...eternos...
Repaso una y otra vez el contenido de mi maleta y una pequeña lista de cosas inolvidables pero sé que hasta el último momento no estará todo listo...como siempre...
Serrat me regala canciones durante toda esta mañana de martes y elijo ésta, porque en este momento de mi existencia me siento totalmente identificada con la letra:

"De vez en cuando la Vida, nos besa en la boca...
Nos pasea por las calles en volandas, y nos sentimos en buenas manos,
Se hace de nuestra medida, toma nuestro paso,
y saca un conejo de la vieja chistera,
y uno es feliz como un niño cuando sale de la escuela..."

La Vida; se sienta a tomar café conmigo en estas últimas mañanas antes de zarpar camino de un sueño...
La Vida se me ha brindado en cueros y me ha regalado un sueño a punto de materializar y yo siento eso: que hay que casi andar de puntillas por no romper el hechizo de este momento en el que me faltan palabras, para darle de nuevo, gracias a la Vida...
Tiempos hubo en los que la Vida me gastó bromas amargas pero hoy me está regalando hermosos instantes que saboreo uno a uno, sin miedo...

Hace ya tiempo que en todos mis viajes me acompaña un pequeño amuleto que cuelga de mi mochila: Es un pequeño topo de peluche, vestido de tirolés y que entona un  Yodel de Los Alpes, en cuanto presionas su tripita de color miel.
El pequeño topo ha cantado en casi todos los controles de seguridad de los aeropuertos, al pasar la mochila por el arco, con la correspondiente sorpresa de funcionarios de seguridad de distintas etnias, pero siempre ha sido recibido con una sonrisa. El pequeño topo se ha escondido en cuevas de hielo en las montañas suizas, le ha cantado a los delfines del Cabo de Hornos, a los pétreos guerreros chinos de Xian, a los dioses Incas del Machu Pichu, a las líneas de Nazca, se ha bañado accidentalmente incluso en las aguas cristalinas de Koh Tao en Tailandia,se ha deslizado por heladas pendientes pirenaicas, ha reflejado su gorrito tirolés en las aguas de Antigua, en los glaciares nacarados de Chile , ha compartido suerte en Al Jadida,ha recorrido las sendas de los pescadores de Cabo Verde y ahora navegará sobre arrecifes de coral en los Mares del Sur...
El "pequeño tirolés" que me acompaña, sobrevive , impecable y cantando a todo trapo su melodía...Es un lazo invisible que me une a un pasado en el que comencé a tejer sueños, como si fuese algo así como Penélope...
Hoy es el testigo cantarín de ese tapiz de sueños que ya no deshago...
Porque como dice el maestro Serrat:

"De vez en cuando la Vida, nos besa en la boca,
y a colores se despliega como un ...atlas"
Y es que creo, que yo, lo del atlas, me lo he tomado francamente en serio... Y la Vida me ha invitado a...salir con ella a escena...





martes, 6 de septiembre de 2011

El gato que está, dormido y azul...



Me gusta callejear por el pequeño pueblo mediterráneo en el que vivo cuando llega el mes de Septiembre, ya que durante los meses de verano, procuro moverme lo mínimo porque este rincón levantino se convierte en el cuartel de vacaciones de una multitud y para los que vivimos aquí todo el año, el tema llega a hacerse insufrible, acostumbrados a la calma del resto del año.
Hay una pequeña tienda cerca del puerto, dónde siempre recalo, ya que tiene un menudeo de cosas naúticas, aparejos de pesca, cabos, que conviven armoniosamente con una sección de perfumería, mezclados los botes de laca para el pelo con los impermeables amarillos para el mal tiempo en el Gran Azul...
El escaparate, me encanta: una mezcla de pequeños barcos de madera, recuerdos para turistas, cebos, plantas,conchas,cañas de pescar, todo ello en un espacio diminuto que preside, con una excelencia indudable....Un gato.
El gato, uno de esos grises y blancos, no es una figurita de madera: es un gato de carne y hueso que pases a la hora que pases, dormita en el mismo lugar; pegadito a un velero...
Un pequeño toque en el cristal del escaparate y el gato en cuestión, que debe estar harto de que los que pasamos por ahí, rompamos su sueño, levanta la cabeza y te mira fijamente, como si musitara un"déjame en paz", para volver a su posición de gato en reposo...
Es un gato dormido...y azul...
Azul porque tal vez en su rinconcito, pegado al velero que siempre preside el escaparate, sueñe con largos viajes acariciado por el viento; azul porque tal vez bucea de vez en cuando en mares cristalinos tras el destello plateado de alguna que otra sardina; un gato que orienta su mirada felina en la noche bajo la luz de los pequeños faros tallados en madera; un gato que espera paciente el cascabeleo de la caña de pescar durante una noche cerrada que anuncia la picada de una presa; un gato que recoge conchas en playas de arena blanca y sedosa...un gato, dormido y azul...
Lo cierto es que no puedo evitarlo y a mí, el tema del gato en el escaparate, me enternece porque si los gatos sueñan, éste , sin duda alguna, tiene sueños azules, cabalga olas a lomos de su velero de madera y no puedo dejar de pensar que el gato y yo, tal vez, compartamos...sueños...

lunes, 5 de septiembre de 2011

Los.."amortales"



Pues parece que alguna mente de esas privilegiadas ha acuñado un nuevo término: AMORTAL...
¿Y cúal se supone que es la definición de un ...amortal?. aquí viene: por lo visto un amortal es un individuo o individua que vive de la misma manera, al mismo ritmo y haciendo las mismas cosas,desde el final de la adolescencia, hasta que mueren. Así de contundente y así de clarito.


Todo el invento este de los amortales ha sido creado por una columnista de la revista Time, Catherine Mayer, a quién por lo visto, le sorprende tanto la gente que vive al margen de su edad, que hasta ha escrito un libro titulado: Amortalidad: Los placeres y peligros de vivir de espaldas a la edad, sería su título traduciéndolo del título original en inglés, porque claro..todos estos temas tan..."trascendentes" se escriben en inglés.


No tengo ni idea de la edad que tiene la tal Catherine y además creo que me da la mismo...
Encima, y para acabarlo de arreglar, la publicación del librito acerca de los amortales, coincide con otra publicación, también en inglés, y acerca del Reino Unido, en el que se afirma tajantemente que las mujeres británicas comienzan a sentirse viejas a los 29 años...


¿En qué quedamos? ¿Qué es peor? ¿ser amortal o sentirse viejo a los 29?


Tengo la sensación de que hagas lo que hagas, te sienta como te sientas, siempre habrá un ojo crítico preparado para juzgarte , definir tus actos como síntomas de cualquier patologia y por encima de todo, ponerte una etiqueta para poder encasillarte, porque ya sabemos que todo tiene que estar perfectamente etiquetado, encasillado y por qué no...controlado.


A mí, la tal Catherine Mayer me parece, en definitiva, una envidiosa jajajaj y no sé si irme a la vieja definición del cardiólogo aquel llamado Barnard que decía que uno tiene la edad de sus ...arterias, o simplemente quedarme con la de Simone de Beauvoir que decía que un adulto es sólo un niño, inflado por la edad...
pero lo cierto es que el tema de los amortales no me gusta nada...nada...


Definitivamente me quedo con Anatole y su preciosa reflexión: Uno tiene la edad de...sus emociones.


Aznavour; eso sí; en francés, canta un "hier encore" y de la bella canción, también me quedo con una estrofa:


"Ayer
Tenía 20 años
perdía el tiempo,
creyendo pararlo,
y para retenerlo,
incluso para adelantarlo,
no he hecho más que correr,
y estoy sin aliento."


Pero como tengo la edad de mis emociones, éstas me llevan por dónde voy, diga la tal Mayer lo que diga acerca de los amortales...

domingo, 4 de septiembre de 2011

Ia orana...


Ia orana o lo que es lo mismo: Buenos días en tahitiano...
Y en un par de semanas más, daré los buenos días, en el turquesa inmenso de las Islas de Barlovento, en tahitiano...como está mandado....
Es difícil describir lo que siento ultimando los detalles de este  sueño a punto de materializarse. No sé si estoy nerviosa, pero me invade un cierto cosquilleo en el estómago, cada vez que me siento frente al ordenador y contemplo las bellísimas imágenes de lo que será nuestra navegación por las Islas de Barlovento del archipiélago de las islas Sociedad, Ese cosquilleo de mariposas que a veces sentimos por otras razones, revolotea dentro de mí y lo cierto es que no debería extrañarme porque:¡estoy enamorada de este sueño!.
He tardado en diseñarlo, en darle forma, más de seis meses; buscando información, alternativas, ofertas de vuelos, coordinando llegadas y salidas, navegación, sorpresas, recogiendo todo ello en un interminable dossier que ha ido engrosándose poquito a poco.
Organizar un viaje de este tipo, para cuatro personas, es en cierto modo, una responsabilidad, cuando con lo único que cuentas es con la ilusión, la informática y una absoluto desconocimiento de lo que son las innumerables islas del Pacífico Sur. Huir de los entornos más masificados a nivel turístico, buscar precio en los aviones intercontinentales, arañando ofertas, cuadrar milimétricamente las llegadas y las salidas,la navegación a vela, los lugares dónde quedarse un par de días tras ésta, ha sido todo un desafío para alguien que está acostumbrada, como yo, a organizarse un viaje para ella solita, en  un par de días, simplemente contratando una buena oferta de vuelo, e improvisando casi el resto...Y si no todo resulta, pues...a adaptarse, porque a fin de cuentas es lo que tiene viajar sola y a la aventura: que no le afecta a nadie más que a ti.
He estudiado minuciosamente los mapas de las islas, los "motus", cuadrando un recorrido de un par de semanas, día a día...
Y hoy, cuando ya no queda nada; cuando el sueño está a la vuelta de la esquina, he empezado a memorizar las frases básicas, como ya lo hice en otras ocasiones con idiomas igual de complejos.
Y claro está que en francés nos moveremos estupendamente por las islas, pero quiero dar los buenos, días, las gracias, manifestar mi alegría y dar las buenas noches, eso como mínimo, en el idioma ancestral del archipiélago...
Esta vez,acompañada por el abrazo cálido del hombre que comparte mi vida y mi sueño y por la ilusión de dos amigos con quién compartimos este viaje, sé que todo será diferente a la mayoría de mis viajes anteriores en los que sólo tenía que ponerme de acuerdo conmigo y disfruto pensando en ello...
Imagino que a él no le hará mucha gracia que yo quiera nadar entre los tiburones, o darle de comer a las mantas raya, pero seguro que compartiremos una navegación a vela deliciosa, atardeceres, buceos, vainilla y flores de tiaré, luego si al final tengo que renunciar a los tiburones, renunciaré jajajaj.
En mi memoria, vívidos, siguen lugares como "La grieta" en Galápagos, dónde los tiburones más jóvenes ascienden desde el fondo de la misma cuando mueves los pies, y los ves subir mientras Peter, uno de los buzos más antiguos de las Islas Galápagos te dice que tranquila, que no pasa nada... 
Los encuentros con los lobos marinos, tan "frente a frente" que puede olerse su intenso aliento a pescado, jugueteando en el agua con las crías hasta que una madre inmensa hace acto de presencia y a una le faltan aletas para correr hasta la popa del barco...


Definitivamente, puede que esté algo trastornada jajaja, o simplemente puede que en una anterior reencarnación, yo fuera un bicho de agua... No lo sé, pero si sé que por todos los medios, intentaré convencer al Lobo, de las bondades de....los tiburones....
Ia orana...



sábado, 3 de septiembre de 2011

Llueve...



El día amanecía lloviendo; una lluvia mansa como cuando llueve en el corazón...
Preciosa la canción de Serrat que recupero gracias a una suscripción de un amigo que recopila canciones del "maestro" una a una...


" A veces llueve en el corazón,
y no sabes muy bien por qué,
a veces llueve y sale el sol,
llueve y no quiere llover, pero llueve...
Llueve en tu corazón y en ningún otro sito,
sin prisa ni reposo.
A veces llueve y no hace barro;
llueve sin rayos y sin truenos.
Y el alma huye como un perro empapado,
que no halla cobijo en ninguna parte.
A veces llueve sin armarse alboroto,
llueve y llueve
y llueve en el corazón.
Y hay leña en el hogar,
y plato en la mesa,
y entre las sábanas duerme un sueño grato.
Pero nada de eso es suficiente,
cuando quiere llover, llueve
y llueve.
y llueve,
y llueve en el corazón "


En mi corazón luce el sol; un sol radiante y cálido, pero cuando la lluvia resbala en los cristales, hay veces que no puedo dejar de recordar otros tiempos en los que "mi alma huía como un perro empapado que no hallaba cobijo en ninguna parte". Esa frase, llena de poesía y de tristeza se me quedó tatuada en el recuerdo...
Mientras contemplo la lluvia, la "otra loba" que vive en esta casa, se tumba en el césped, deleitándose en el frescor de esta mañana gris.
La miro y se acerca a la ventana, poniéndose en dos patas para que la abra y le de los buenos días, junto con una galletita de esas que tiene forma de hueso y que se han convertido en un ritual matinal.
Diminutas gotas de lluvia brillan como diamantes ingrávidos entre su pelo ártico y me pregunto en ese instante si lo del "perro empapado" no será en cierto modo, demagogia emocional. Frente a mí, una perra empapada y feliz, que no busca cobijo en ninguna parte, porque disfruta de esta lluvia de verano, que anticipa un otoño a punto de llegar.
Pero es cierto: a veces, llueve en el corazón y en esos momentos, no encontramos cobijo en ninguna parte...

jueves, 1 de septiembre de 2011

De luces y sombras...


Preciosa la canción de Chambao, "somos luz"...
Somos luz y a veces permanecemos demasiado tiempo en oscuridades, dilatada la pupila del alma intentando adaptarnos a las sombras...
Sombras, porque de algún modo aquellos que todavía no se reconocen como lo que son, permanecen agazapados en la oscuridad, viviendo en la sombra ...una vida a oscuras...
Vidas a oscuras las de algunos que se mueven a sus anchas entre las sombras de su propio miedo porque jamás aprenderán a renacer desde el dolor, a mirarse en el espejo de ellos mismos, a dejar de ser un títere de las circunstancias...


Miro atrás y en algunos momentos de los que revivo casi ni me reconozco, transitando a tientas , buscando la luz entre las sombras oscuras de esos pasajes vitales de los que a veces creemos no poder salir.


Miro atrás y me doy cuenta de cómo aprendemos a renacer desde el dolor, de cómo somos más grandes que el más grande de los obstáculos...


Luces y sombras...


Hoy empieza la cuenta atrás y en sólo diecinueve días más, me sumergiré en un sueño largo tiempo acariciado; un baño de luz y agua salada, buscando viento entre islas rodeadas de arrecifes de coral...


Somos luz y somos agua y alguna que otra vez, en cierto modo, somos islas donde arriban naúfragos ciegos y sedientos...porque todos y cada uno de nosotros hemos sido eso: supervivientes de batallas perdidas, que no de guerras, en algunas ocasiones en las que la Vida nos pone a prueba y terminamos arañando , exhaustos, la arena de algunas playas...


Y tal vez el privilegio de lo que significa estar vivos, nos haga transitar entre luces y sombras, pero no tengo dudas: somos seres de luz y un buen gesto, una sonrisa auténtica, unas palabras de consuelo dichas a tiempo,un acto de solidaridad hacia otro, nos recuerdan nuestra auténtica naturaleza.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Ser...

Bellísima la canción que acompaña a la película de Juan Salvador Gaviota...Diamond se degrana en pura poesía y todo es....SER...
Ser; vivir el momento presente que se nos escapa pensando en un futuro inmediato unas veces pero siempre incierto...
Ser, que no estar...
Ser y sentir lo que una Es...

domingo, 21 de agosto de 2011

Rumbo a...Los Mares del Sur





¡Ya queda menos de un mes y...zarpamos!! Qué ganas de que termine Agostoooo; menudo mesecitoooo... El Eden Martin nos espera y tras casi nueve meses de preparación, ya casi acaricio su casco...porque de algún modo, me he pasado media vida acariciando ese sueño...
La prejubilación llegó a mi vida por la fuerza y sin avisar. Pensé , hace ahora un año, que tras casi 39 años de trabajo , con jornadas de esas maratonianas de 8 de la mañana a 9 de la noche,me quedaría sin rumbo...
Pero igual que Bogart y su "siempre nos quedará Paris", a mí, siempre me ha quedado el Gran Azul, el presente, los que amo y me aman y...¡¡¡¡navegar!!!!!



Zarpamos rumbo a los Mares del Sur y aunque queda casi un mes, no puedo evitar ponerme a preparar la bolsa de viaje, porque la mochila del alma ya está preparada...
Un sueño acariciado desde hace más de treinta años, que convivía armónicamente con alguno que otro de mis sueños, y siempre, islas y mares...
Recorreremos las Islas de Barlovento a lomos del Eden Martín aunque lo cierto es que para mí, será como recorrerlas con el Tortuga, ese caballo marino que tanto me ha costado domar...O...¿Me habrá domado él a mí?
Acariciando lomos...acariciando sueños...

miércoles, 17 de agosto de 2011

Jávea, Moraira, Calpe, Isla del Descubridor y...Altea




Había que elegir entre cruzar a las islas en Agosto o hacer una pequeña ruta por esta costa mediterránea y en honor a nuestro invitado, Arturo, elegimos lo segundo por aquello de que es una pena no conocer estos rincones. La siguiente será en breve y ahí el Tortuga se desquitará de lo lindo con buenas raciones de millas non-stop...
Me gusta descubrir esta costa que conozco bien, a través de los ojos de alguien para quién embarcarse tres días seguidos es una aventura en toda regla, y Arturo ha sido un espejo perfecto...
Recorrer la costa de Moraira, continuar hacia Calpe, atardecido en Ifach, bucear frente a la Isla del Descubridor y terminar en Altea, para volver a empezar de vuelta a casa ha sido, de nuevo, una delicia.
Millas medidas para no cansar a nuestro invitado, atraques en los puertos que ya conozco bien, puestas de sol y cenas en los sitios en los que sabes que aciertas seguro...
Y por encima de todo, navegar. En un mar refulgente, bajo un sol de justicia y unas veces con viento, otras con poco viento y otras, simplemente a motor, atenta la mirada al curri que de vez en cuando te regala una presa...
Queda sólo un mes para que se haga realidad un antiguo sueño miles de veces acariciado....
En esta ocasión, el Tortuga se quedará en su pantalán y tal vez cuando vuelva de esos Mares del Sur, me mirará de reojo y con un cierto reproche pintado en su casco ... pero desgraciadamente no puede acompañarme en esa aventura y sé que le echaré de menos...
Hay muchos mares y un tiempo limitado para recorrerlos, pero sé que aunque el velero que me lleve por esas islas polinésicas de Barlovento, no será mi velero, cerraré los ojos y sentiré sus escotas, su rueda, porque el Tortuga me ha regalado instantes únicos , maravillosos, rodeada de la gente que amo...


martes, 26 de julio de 2011

Yesterday...



Ayer anduvimos de cumple y una vez más, siguiendo la costumbre, mi hijo pequeño me pidió que relatase con precisión, su nacimiento, mientras devoraba un tazón de cereales con leche...


Yesterday... El ayer vuelve disfrazado...


Recordamos  y se nos hace un nudo en la garganta evocando momentos hermosos que no volveremos a vivir pero que permanecerán para siempre en nuestra memoria, en nuestro corazón, tal vez distorsionados por el tiempo, pero vivos, inmensamente vivos...


Y hace unas horas, cuando la imponente humanidad de mi hijo pequeño, preguntaba acerca de su llegada al mundo, yo sonreía pensando en Yesterday... Porque sí; parece que fue ayer cuando llego a mi vida y a mis brazos y han pasado ya dieciseis años...
Yesterday... Una canción que evoca el pasado, los recuerdos y la magia que hace que conservemos casi siempre, sólo lo bueno vivido... Yesterday...

sábado, 23 de julio de 2011

El alma de los barcos...


Lei hace ya un tiempo un escrito precioso acerca del alma de los barcos, pero no lo guardé...


Barquitos de papel..., sueños doblando cuartillas, barquitos de papel frágiles navegando unos instantes para acabar desmontándose como a veces se desmontan los sueños...
Si los barcos tienen alma y no voy a entrar a analizar lo que alma significa, yo siento la del mío...


Y sí; abiertamente sí. Reconozco que hablo con mi barco, para qué mentir...


Unos días navegando , improvisados en mitad de un estrecho calendario laboral, proa al Sur, y vuelta a la vorágine, pero con las baterías del alma cargadas, como si de una mágica transferencia de energía se tratase; de alma a alma, del alma de mi barco a la mía...
Vientos caprichosos no previstos en los partes meteo y se abre el diálogo, mientras le "quito trapo" rizando su melena mayor, porque el alma de mi barco es impetuosa y hay que ponerle bridas a su cuerpo de fibra blanca y azul, antes de que resulte más difícil hacerlo.
Dos rizos , y el alma de mi barco se sosiega; un recorte poco elegante al génova y mi barco se atiene a razones  dejándose llevar más dócilmente...
Y navegar sabiendo que él aguanta mucho mejor que yo los veinticuatro, los veintiseis y hasta los veintiocho nudos de viento Sur que nos regala un mediodía de sábado en este verano mediterráneo, precioso pero impredecible. Una ceñida al viento, controlada  y veloz en un mano a mano ...
Aferrando la rueda que me muestra dócil que la decisión de "reducir trapo" al mínimo ha sido una buena decisión, le susurro unas palabras al Tortuga como si de un animal de sangre caliente se tratara mientras contemplo su afilada proa cortando olas cada vez más altas con esa seguridad que tienen algunos barcos.
La corredera sube como la espuma al ritmo del viento y me da puntas de nueve nudos y medio.
Miro la estela y me doy cuenta que El Tortuga, aunque retenido por los rizos, está en su salsa y de nuevo , no puedo evitar sussurrarle...
Y una vez más, inevitablemente, mientras me dejo llevar por el viento, recuerdo los barquitos de papel de mi infancia, frágiles, como frágiles son algunos sueños...


Ya sé que eso de hablarle a un barco  suena a locura transitoria y que todos los que navegamos, a los ojos de algunos, tenemos un toque de locura, mezclado con un tanto de masoquismo , porque navegar en un velero, dejarse llevar por el viento, es el modo más lento y para muchos más incómodo de llegar tarde a ninguna parte, pero en ese "diálogo" entre mi barco y yo,  a pesar del aparente monólogo que muchos verían, mi barco...responde... 


Al llegar al atraque, agotados  por la intensidad de la navegación y el ardiente sol mediterráneo de un día de verano con vientos africanos, el Tortuga se desliza camino del pantalán, ya sin sus alas al viento, reluciente su casco blanco saboreando los baños de olas saladas que en algún momento han barrido su proa, pintada en sal su regala y con la bañera llena de cabos aún desordenados.
Empieza una nueva tarea, esta vez a resguardo de olas y viento , y mi espalda, mis brazos, acusan el cansancio de los tres días de navegación, cuando empiezo a recoger cabos, a cerrar el lazy, a pasarle el cepillo como si de un caballo se tratase, mano a mano con el patrón con el que comparto mi vida y mi barco.
El es un hombre pragmático, resistente a cualquier adversidad y poco dado a mis ensoñaciones naúticas, pero permanece en silencio, observándome, cuando ve que entre cabos y cepillos, una vez más, acaricio el lomo blanco de mi barco y así, bajito, le digo: -Tortuga; te has portado como siempre...muy bien.
Casi dos horas después, tras dejarlo todo en orden , salto al pantalán y contemplo al "bicho" por última vez  repasando mentalmente que todo ha quedado listo y en orden para la siguiente...


El barquito de papel de mi infancia se materializó casi medio siglo después de ser soñado y se mece sujeto por sus "bridas", bajo el atardecer dorado y azul, pero su alma inquieta y vigorosa se queda a la espera...


"Barquito de papel,
aventurero audaz, jinete de papel cuadriculado...


"Cuando el canal era un río,
cuando el estanque era el mar,
y navegar era jugar con el viento,
era una sonrisa a tiempo....


"Después el tiempo pasa,
y te olvidas de aquel, barquito de papel..."


Nunca; jamás te olvidé, barquito de papel y el alma de mi barco, es el alma de aquella niña que jugaba en los estanques, soñaba con piratas, bordeaba islas y se dejaba llevar por el viento.

lunes, 4 de julio de 2011

Hay cosas...


"Hay cosas que escribo en cartas para no decirlas,
hay cosas que escribo en canciones para repetirlas,
hay cosas que están en mi alma..."


Hay cosas que se lleva el tiempo sabe Dios a dónde y cosas que siguen ancladas cuando el tiempo corre yen mi corazón, que navega a rumbo viento, permanecen inalterables secuencias vividas que como dice la canción han seguido ancladas mientras el tiempo corre...
El tiempo, ese que como bien dijo Séneca, ha puesto muchas veces remedio a aquello que no ha podido ponérselo la razón...
Resulta curioso constatar como  de nuevo ese aliado, el tiempo, pone a todo el mundo en su sitio, las cosas en  el lugar que les corresponde, ordena las emociones, hace justicia, y sobretodo, desnuda la mentira para poner la verdad ante nuestros ojos...
Hay cosas que escribo aquí para no decirlas, otras que identifico en canciones para repetirlas...Y hay cosas que están en mi alma, ancladas por más que transcurra el tiempo, porque allí permanecieron como testigos mudos de momentos imborrables...
Y una vez más  como va siendo habitual en mi vida en estos últimos tiempos, puedo pasar página definitivamente acerca de algunas emociones porque hay cosas que el tiempo y la vida ponen en evidencia,anclas enterradas que se desprenden del fondo de nuestro corazón, largando amarras...para siempre

domingo, 3 de julio de 2011

Es el ascenso...



Mi hijo mayor inicia hoy su nueva singladura, camino de los Andes chilenos, atravesando en autobús Argentina, de Norte a Sur, en busca de su pasión, de su pan, de su presente...
No es el destino lo importante, sino el camino en busca de un nuevo sueño, y sé que a pesar de todas las dificultades , saldrá adelante...


"Siempre habrá una nueva montaña, 
no se trata de cuánto tarde en llegar
no se trata de lo que está esperando al otro lado..
se trata de...El ascenso..."


Ese volcán es tuyo, Alejandro , y los tuyos te seguiremos de cerca en ese nuevo ascenso...

sábado, 2 de julio de 2011

Bendiciones...









"Bendito el lugar y el motivo de estar ahí; bendita la coincidencia...
  Bendito el reloj, que nos puso puntual ahí."

Hay bendiciones que llegan a nuestra vida cuando menos lo esperábamos y nos envuelven en la magia; hay bendiciones de muchas clases...
Recuerdo una especie de poema  que se titula "Bendiciones Irlandesas" y es algo así como una recopilación de todo lo bueno que alguien puede desearte:
Que el camino salga a tu encuentro
Que el viento siempre esté detrás de ti
Y la lluvia caiga suave sobre tus campos.
Y hasta que nos volvamos a encontrar,
Que Dios te sostenga con el puño de Su mano.
Que vivas por el tiempo que tú quieras,
Y que nunca quieras vivir tanto como vives.
Recuerda siempre olvidar
Las cosas que te entristecieron.
Pero  nunca te olvides de recordar
Las cosas que te alegraron.
Recuerda siempre olvidar
A los amigos que resultaron falsos.
Pero nunca olvides recordar
A aquellos que permanecieron contigo.
Recuerda siempre olvidar
Los problemas que ya pasaron
Pero nunca olvides recordar
Las bendiciones de cada día.
Que el día más triste de tu futuro
No sea peor que el día más feliz de tu pasado.
Que nunca se te venga el techo encima
Y que los amigos reunidos debajo de él, nunca se vayan.
Que siempre tengas palabras cálidas en un  frío anochecer,
Una luna llena en una noche oscura,
Y que el camino siempre se abra a tu puerta.
Que haya una generación de hijos
En los hijos de tus hijos.
Que vivas cien años,
Con un año extra para arrepentirte!
Que el Señor te guarde en  Su mano
Y nunca apriete mucho tu puño.
Que tus vecinos te respeten,
Los problemas te abandonen,
Los ángeles te protejan,
Y que el cielo te acoja,
Que la fortuna de las colinas Irlandesas te abracen.
Que las Bendiciones de San Patricio te contemplen.
Que tus bolsillos estén pesados
Y tu corazón ligero,
Que la buena suerte te persiga,
Y cada día y cada noche.
Muros contra el viento,
Y un techo para la lluvia,
Y bebidas junto a la fogata -
Risas para consolarte
Y aquellos a quienes amas cerca de ti,
Y todo lo que tu corazón desee!
Que Dios esté contigo y te bendiga,
Que veas a los hijos de tus hijos,
Que el infortunio sea pobre, rico en bendiciones.
Que no conozcas nada más que la felicidad
Desde este día en adelante.
Que Dios te conceda muchos años de vida,
De seguro Él sabe que la tierra
No tiene suficientes ángeles
Blessings Evelyn




Poco más se puede añadir al catálogo de bendiciones de Evelyn, pero yo, que me siento especialmente bendecida en estos últimos tiempos, me quedo con una estrofa de la canción de Maná y :

Bendito Dios, por encontrarnos en el camino,
Y por quitarme esta soledad de mi destino....

viernes, 1 de julio de 2011

Aniversario de un corazón...descosido

Mañana hace exactamente dos años que se me"descosió" el corazón...
Fue una mañana calurosa de Julio, en el pequeño descanso entre una reunión laboral y otra; así, sin avisar.
Una inquietante sorpresa que se manifestó en forma de lo que los expertos calificaron como un soplo cardíaco funcional , un soplo que emitía un borboteo de esos de fuente; un corazón descosido por los acontecimientos que rodeaban mi vida, que dijo ¡basta!...
Un corazón sin patologías como afirmó mi cardiólogo, pero desbocado, inundado de adrenalina; corazón descosido por la impotencia, por una sensación de amenaza continua derivada de la presión laboral, de la responsabilidad hacia otros; un corazón atónito ante la falta de coherencia y de ética de algunos que intentan negociar lo innegociable...
Han pasado dos años y el soplo en cuestión ha desaparecido. Bendita sea su funcionalidad...
Lo que mi alma intuyó en su día, intuición que se convirtió en una auténtica pesadilla que traspasó las barreras de mi corazón en forma de adrenalina, se ha materializado hace algunos días y aunque mi corazón descosido y remendado ya late a un ritmo dulce y uniforme, nunca podré olvidar con qué virulencia se cebaron en él mis inquietudes...
Un corazón desbocado, -afirmaba mi cardiólogo, y yo sonreía ante la frasecita pensando algo así como: No lo sabes tú bien...
Hoy, en esta calurosa tarde del mes de Julio, anticipo de un sábado en el que una vez más me dejaré envolver por el Gran Azul, cierro los ojos por unos instantes, respiro despacio e intento visualizar las puntadas invisibles de mi corazón descosido y en esa especie de viaje interior, escucho mi latido y pienso , con el corazón hoy contenido, acerca del poder sanador del Amor, del balsámico efecto de la Verdad, de la capacidad cicatrizante de la ternura y de lo afortunada que soy por tener a los que tengo en mi vida y...en mi corazón...



Olvidar...



"Olvidarte será fácil, ya lo sé,
tengo apenas que matar un sentimiento..."


Preciosa canción que rescato de mis recopilaciones y que entona un olvido casi imposible...
Me he propuesto muchas veces olvidar determinados acontecimientos de mi vida, momentos complejos o difíciles, personas que de un modo u otro me demostraron que no merecía la pena tenerles en la memoria...
Respecto a esto último, a las personas, parece que resulta aún más difícil olvidar ...
Dice Carlos Nessi en un libro interesantísimo titulado" Los buenos y los malos amores", que si pudiéramos volver a los mejores momentos de nuestra vida, seguramente regresaríamos a aquellos en que nos hemos sentido más amados y deseados y que sería estupendo quedarnos sólo con esos recuerdos y olvidar las ofensas,las traiciones o las agresiones emocionales recibidas alguna vez, pero que lamentablemente, no siempre se puede...
Añade Nessi que hay veces que las relaciones se interrumpen pero continúan ahí, aunque las personas no se frecuenten. Cada uno a su manera sigue recordando al otro y en el recuerdo se crean sentimientos. Pueden haber terminado mal pero en el recuerdo es posible que se reconcilien aunque jamás se formalice en la relación. Puede que nunca más vuelvan a verse pero seguirán viéndose en la evocación espontánea que uno haga del otro, a veces, sin querer siquiera.Y dice también que "muchas otras veces, el odio inicial, a consecuencia de una pelea o de ofensas , se transforma en afecto, restableciendo así(dentro de cada uno y por separado), el lazo de unión que caracterizó esa relación y que las relaciones sólo terminan con la muerte, cuando acaba la vida de los que formaron parte de esa relación y que la continuidad del vínculo persiste aunque los integrantes de la relación estén separados. y que mientras desde el recuerdo el otro genere alguna emoción, el vínculo continúa vivo y forma parte de nuestra vida afectiva. Para rematar la reflexión, Nessi afirma que todo lo vivenciado en aquella relación, lejos de perderse, se integra a nuestra experiencia de vida y por tanto ayuda a nuestro crecimiento...
Extrapolando el concepto hacia otros sentimientos y no dejándolo en el amor romántico, sino por ejemplo en la amistad, o mejor dicho, en las amistades rotas, creo que Nessi da en el clavo.
Reviso mi última decepción acerca de un amigo de mi entorno laboral y sé que permanecerá en mi memoria, como han permanecido muchas cosas...
Sonrío pensando en la persona que llena mi corazón y en algunas de sus reflexiones acerca de los recuerdos, el amor y el tiempo y pienso que tengo la inmensa fortuna de que Nessi haya tenido razón...
Si olvidar significa matar un sentimiento, creo que no quiero olvidar...así de simple y así de...contundente, porque es tan absurdo como" intentar olvidar que he nacido", como dice la preciosa canción de Pasión Vega.

martes, 28 de junio de 2011

Mi familia y otros animales...



Tras la intensa tarde de hoy y ahora que parece que mi entorno doméstico recupera una cierta calma, no he podido dejar de buscar en la biblioteca de casa un libro que tiene un enorme significado para mí: "Mi familia y otros animales", de Gerald Durrell.
Un libro delicioso de esos que se devoran entre risas, disfrutando del humor británico de su autor y de su fina ironía. Pertenece a una trilogía que no tiene...desperdicio, pero tal vez me sentí con éste, que es el primero de la trilogía, mucho más identificada que con los otros dos y además me sirvió para fabricar un nuevo sueño que más tarde tuve la oportunidad de materializar: Conocer la isla de Corfú, recorrida de la mano y a través de las páginas de quién yo diría ha sido uno de los grandes naturalistas: Durrell.
El libro narra la historia de una viuda y sus cuatro hijos, británicos, que están hartos del mal tiempo de la Gran Bretaña y se embarcan en un nuevo proyecto de vida, trasladándose, antes de la Segunda Guerra mundial, a vivir a Corfú. El libro encierra una autobiografía de Durrell, todavía sin entrar en la adolescencia, pero un devoto de la adopción de animales de todas clases...
Hace ya algún tiempo que mis hijos apaciguaron "sus ansias de adopción" en cuanto a un sinfín de bichos... pero hace un rato, acariciando a la loba que "vive circunstancialmente" conmigo cada verano, la perra de mi hijo mayor, pensaba en la turbulenta época de las adopciones a las que mis hijos se dedicaban con un fervor y entusiasmo, directamente proporcional a mi incapacidad para decir que no respecto al tema....
Lo cierto es que sigo siendo incapaz de decir NO, un no rotundo y contudente, al tema de los bichos, pero la presión de mis hijos ha disminuido notablemente, por suerte para mí y para mi intendencia doméstica.
Dumba que así se llama la Alaska que veranea en casa por los movimientos " migratorio-laborales" de su dueño., ha pasado hoy por las manos expertas del veterinario que ante un nuevo embarazo psicológico , porque el del pasado año no tuvo nada de psicológico y seis pequeños cachorros me seguían por el jardín como si yo fuera una versión dulce de Cruela de Vil, ha optado por esterilizarla ya que el síndrome en cuestión es nocivo sobre todo si es continuo, y ahora duerme atontolinada aún por los efectos de la anestesia.
Mientras le hablo y la acaricio y ella me mira bizqueando e intentando ponerse de pie, sé que será una noche larga porque sus reacciones son todavía lentas.
La miro e intento hacer un recuento de los bichos que han transitado por esta casa  y no puedo evitar una cierta nostalgia pensando en aquellos que ya andan en el cielo de los bichos pero que fueron compañeros fieles a los que el tiempo, inexorable, se llevó de nuestro lado. Boba y su hija Kiki, dos Bob Tail deliciosas que compartieron con mis hijos su infancia; Golda, una Sharpei que rescatamos de una muerte segura en manos de un desalmado que quería eliminarla porque no daba los estándares de su exótica raza, Carpanta, el gato al que encontramos una noche ,  con pocos días de vida, en el contenedor de la basura, el búho gavilán que "casualmente se encontraron mis hijos caído de un nido, patos , pollitos exiliados de alguna casa desconocida que llegaban a la mía en cajas de zapatos porque el beneficiario de semejante "maravilla", adquirida como regalo en la compra de una docena de huevos, quería librarse de la maravilla en cuestión, lagartijas heridas por algún desalmado gato que nunca era obviamente el nuestro, y para colmo de los colmos, Ulises, un erizo de tierra de más de un kilo de peso, que apareció en el jardín, "desorientado y confuso" en palabras de mis hijos, una noche de "oscura y peligrosa tormenta" mediterránea(también en palabras de mis hijos) y con el que nunca conseguí socializar por más que lo intenté, porque los erizos de tierra son unos bichos...de lo menos sociable...
He entablillado patas de bípedos de todo tipo, he asistido partos multitudinarios de las perras, he alimentado a seres minúsculos con jeringas y pociones mágicas  y por encima de todo y si algo bueno ha tenido el periplo es que mis hijos han cultivado un espíritu de protección y empatía  hacia el reino animal que creo es un buen bagaje en su alma...
Mi familia y otros animales...
Dumba se despereza y vuelve a  mirarme y sé que en su mirada de loba, hay gratitud porque no me despego de ella. Mañana, la loba  estará despierta del todo y en unos días, correteará de nuevo por el jardín...Mientras tanto, las otras dos , asoman la cabeza por la puerta , se acercan tímidamente a la loba y en un gesto de hermandad, le dan un par de lametones....La respetan , porque la loba es mucha loba para ellas,  dos perras bondadosas y juguetonas.
Mi familia...y otros animales...

lunes, 27 de junio de 2011

Y a vueltas con los volcanes...



Si las islas ejercen una extraña fascinación en mí, no es menos cierto que ya hace algunos años empezaron a llamarme la atención los volcanes. Elegí Ecuador en aquel entonces, para iniciar una ruta amazónica primero y luego terminar en Galápagos, pero lo cierto es que me pudieron los volcanes y al final, a pesar de que terminé mi periplo en Galápagos, opté por la ruta ecuatoriana de los nevados...
Como de casta el viene al galgo, parece que mi hijo mayor, sin saberlo, ha heredado de algún modo esa especie de "tendencia volcánica" o tal vez los volcanes le han elegido para marcar este año tan...explosivo en muchos sentidos...
Lo cierto es que iniciaba la temporada de invierno en Bariloche pero un volcán se lo ha impedido y la temporada de esquí argentina, peligra y una vez "en harina", buscando alternativas desde Buenos Aires, se abre una puerta volcánica en su periplo laboral y dará clase a los esquiadores chilenos....desde el volcán de Villarrica
En este caso, será Chile quién le acoja, y las nevadas cumbres del Villarrica humeante en el entorno de una pequeña estación llamada Pucón, que hasta hoy, yo no conocía...
Vestido de hielo, el volcán encierra un corazón de fuego...
Viajará hasta San Martín de los Andes en una uita por carretera interminable, dado que los aeropuertos de casi toda la Patagonia permanecen cerrados y cuando me lo contaba, recordaba con una mezcla de melancolía , el precioso entorno de San Martín, de Villa Angostura,la ruta de los Lagos a bordo de la nave Victoria, el bosque de Arrayanes y tantas y tantas imágenes bellísimas que permanecerán en mi memoria para siempre...
Los volcanes vuelven de nuevo a mi vida y el volcán de Villarrica me lanza un guiño , invitándome a descubrir sus nevadas laderas de corazón de fuego...
Argentina sigue en mi alma, grabada a fuego de emociones  y no puedo dejar de pensar en que ahora, mi hijo , de camino a su "volcán", recorrerá una parte de su mágica Patagonia, que tanto significó para mí, en aquellos días en los que yo materializaba sueños, forjaba otros nuevos y por encima de cualquier otra emoción. me sentía profundamente viva...
Y es que la vida, nos sale al encuentro, vestida de isla, de volcán o simplemente, vestida de Azul...